Equipo A Tu Salud Web – Con información de Medicalnewstoday

Una investigación, a cargo de Lori Scott Sheldon, analizó 42 estudios que evaluaron la eficacia de la intervención en las conductas de las poblaciones en riesgo, para prevenir el VIH – Sida.

Las intervenciones en la conducta, destinadas a reducir los comportamientos sexuales de riesgo, resultaron adecuadas para la promoción del uso del preservativo, con el fin de reducir las infecciones de transmisión sexual.

Estas intervenciones conductuales incluyen la educación sobre VIH – Sida, la motivación y la formación de comportamientos sexuales más seguros.

El líder del estudio explicó que si bien estos resultados parecen ser los más obvios, no existen estudios anteriores que sustenten esta afirmación. "La asociación entre los resultados conductuales y biológicos es compleja, ya que la transmisión de estas enfermedades depende de una serie de factores, incluyendo el tipo de pareja, las características, y la percepción de seguridad de la pareja", añadió.

El análisis arrojó que los intentos de intervenir en las conductas eran más exitosos cuando se abordaban barreras sociales, culturales y económicas. Asimismo, tuvo mayor efecto en personas que para el momento del estudio fueron diagnosticados con alguna enfermedad de transmisión sexual.

"En ausencia de una vacuna eficaz contra el VIH, las prácticas sexuales seguras y los mayores esfuerzos de prevención son necesarios para prevenir nuevas infecciones y reducir la carga del VIH", concluyó Scott Sheldon.

Comenta y se parte de nuestra comunidad