Equipo A Tu Salud Web – con información de BBC Mundo

Mucho se ha hablado y discutido de la existencia del popular “Punto G” o punto de Gräfenberg, por la controversia que este genera y el supuesto placer que es capaz de otorgar, aunque nunca se ha comprobado en cual lugar del cuerpo femenino se encuentra y si verdaderamente existe.

Un estudio hecho por investigadores de la Universidad de Yale, explicó que hay posibilidad de que, efectivamente, este punto no exista, aunque aún la evidencia no es totalmente cierta.

Algunas investigaciones han sugerido que esta zona se encuentra en la parte anterior de la vagina detrás del pubis donde se concentran varias terminaciones nerviosas, que son las que pueden causar el excesivo placer.

En esta oportunidad, se revisaron 100 estudios que vienen siguiéndose desde 1950 y donde se habla de esta área que puede estar ubicada en la zona íntima femenina, buscando "datos objetivos válidos sobre evaluaciones científicas de la existencia de un punto G anatómicamente distintivo".

El doctor Amichai Kilchevsky, urólogo y líder del estudio, explicó que los archivos no eran certeros en cuanto a la existencia de una zona anatómica donde pudiese estar el punto G. Las mediciones iban desde estimulaciones digitales, hasta resonancias magnéticas en los últimos diez años.

"Mi opinión es que el punto G es realmente sólo la extensión del clítoris en el interior de la vagina, análogo a la base del pene en el hombre", sugiere Kilchevsky.

Del mismo modo, explicó que aunque la mayoría de las mujeres cree que el punto G existe, no todas son capaces de localizarlo en sus cuerpos, y los estudios radiográficos no demuestran un único lugar que al estimularse genere tal satisfacción.

Comenta y se parte de nuestra comunidad