Equipo A Tu Salud Web – con información de Reuters Health

Sumergirse y realizar natación son actividades que disfrutan hacer los adultos mayores, y un estudio reciente los anima más a realizarlos, cuando les sugiere que también sirve para controlar la presión arterial.

Un estudio que se efectuó en 43 hombres y mujeres mayores, demostró una disminución de la presión máxima (sistólica) en quienes comenzaron a nadar varias veces a la semana.

Sería la primera investigación que demostraría la efectividad de la natación en la mejora de la función vascular y la reducción de la presión. Otros estudios previos ya han insinuado el beneficio de otras actividades como correr y andar en bicicleta, explicó el autor del análisis publicado por American Journal of Cardiology, Hirofumi Tanaka.

"Nadar es un ejercicio muy atractivo. Es accesible y económico. Y dado que la flotabilidad del agua contrarresta el peso corporal, es una actividad amigable para las articulaciones de la rodilla y el tobillo", explicó Tanaka.

Los participantes comenzaron con una presión promedio de 131mm Hg y en un período de tres meses habían variado a 122 mm Hg. La presión normal es de 120/80 mm Hg y se considera alta en 140/90 mm Hg.
Los ejercicios se realizaban tres o cuatro veces por semana, en clases de 45 minutos, durante doce semanas. Al final, los nadadores tenían nueve puntos menos de presión sistólica.

Tanaka dijo que los resultados sugieren la efectividad de las rutinas de ejercicios regulares para mejorar la salud cardiaca. Aclaró que la natación es una actividad segura para las personas mayores, previa autorización y chequeo de sus médicos.

Comenta y se parte de nuestra comunidad