Equipo A Tu Salud Web – Con información de agencias

Como toda enfermedad crónica, la diabetes exige la utilización de recursos para mantenerla controlada y no comprometer la salud. Una investigación reciente, sugiere que esos costos podrían sobrepasar los generados por el gasto en medicamentos y la atención médica relacionada.

Los autores del estudio, que aparece en la revista Health Affairs, hallaron que los jóvenes diagnosticadas con diabetes, eran 6% más propensas a abandonar los estudios de secundaria, así como se registró una reducción de 8 y 13% en cuanto a las posibilidades de asistir a la universidad.

Otra coincidencia entre las personas con diabetes, determinada por la investigación, fue la disminución en 160.000 dólares de las ganancias a lo largo de sus vidas, en comparación con quienes no sufren de la enfermedad.

Sin embargo, los costos médicos directos no son los únicos gastos adicionales que enfrentan quienes viven con la diabetes. El trabajo usó datos del Estudio Nacional Longitudinal de Salud Adolescente de Estados Unidos, para intentar evaluar algunos gastos diferentes a los asociados a la atención médica y al tratamiento.

"Deseábamos observar a las personas mucho más jóvenes y mirar los gastos no médicos. Hallamos una diferencia bastante grande entre los individuos diabéticos y sus pares", señaló Jason Fletcher, encargado de la investigación y profesor asociado de la división de políticas de salud y administración de la Universidad de Yale, Estados Unidos.

En los años escolares, los diabéticos tienden a tener ausencias más frecuentes, que acumuladas pueden dar como resultado un período de educación perdida, explicó Fletcher.

Fletcher señaló que las ausencias también podrían costar a los diabéticos en términos de los ingresos, pues si además, un paciente diabético abandona los estudios, es probable que su salario sea inferior al de quien culminó los objetivos académicos. De igual manera, indagaron que posiblemente los diabéticos tengan temor de abandonar el empleo, aunque no estén satisfechos con la remuneración económica, al pensar que podrían perder su seguro de salud.

La investigación propone una nueva línea de trabajo para hallar los motivos por los que los pacientes diabéticos también gastan más recursos que quienes no viven con la enfermedad metabólica, tomando a los gastos no médicos.

Prevención ante todo

Al incluir vegetales en todas las comidas y preferir la leche descremada, los granos, el pescado y el aceite de oliva se da un gran paso para prevenir la diabetes. Restringir el consumo de azúcares y carbohidratos es otra medida inmediata, si se quiere evitar la sobreproducción de insulina.

Los hábitos nutricionales deben acompañarse de la práctica de actividad física, para controlar el exceso de glucosa en la sangre. Los ejercicios aeróbicos como trotar, nadar, montar bicicleta, bailar, e incluso caminar a paso rápido son los más recomendados para ganarle la batalla a la diabetes, si se tiene consecuencia en su práctica frecuente.

Comenta y se parte de nuestra comunidad