Nota de prensa Clínica de Mayo – Equipo A Tu Salud Web

Un equipo de estudio, liderado por investigadores de la Clínica Mayo en Jacksonville, Estados Unidos, descubrió la función de un pequeño dispositivo para monitorear a pacientes con accidentes cerebrovasculares (ACV).

El dispositivo, que se coloca en la frente del paciente, mide el oxígeno en la sangre, de una forma similar a como lo hace un oxímetro de pulso.

La investigación, publicada en la edición febrero de Neurosurgical Focus, sugiere que este instrumento, conocido como espectroscopía frontal de infrarrojo cercano (NIRS), podría ofrecer a los médicos en los centros de salud, una manera segura y rentable de controlar a los pacientes que están siendo tratados por un accidente cerebrovascular, en tiempo real.

“Alrededor de un tercio de los pacientes con ACV sufren otro en el hospital y tenemos pocas opciones de monitoreo constante para este tipo de recurrencias”, dice William Freeman, investigador del trabajo científico y especialista en cuidado neurocrítico.

El estudio piloto se desarrolló en el campus de la Clínica Mayo, donde se espera continuar evaluando al dispositivo para conocer los beneficios que puede otorgar a los pacientes, durante la recuperación.

Este dispositivo NIRS, que emite luz infrarroja que penetra en el cuero cabelludo y el tejido cerebral subyacentes, se ha utilizado en animales para estudiar la sangre del cerebro, por lo que el equipo de la Clínica Mayo cree que la medición de los mismos parámetros en los pacientes con accidente cerebrovascular podría ser útil.

Si el dispositivo es probado con éxito en futuros estudios, podría ser útil en los escenarios militares para evaluar y supervisar el funcionamiento de la sangre debido a lesiones cerebrales, afirma Freeman.

La investigación fue aprobada por el Institutional Review Board de la Clínica Mayo y los científicos aseguraron no recibir patrocinio ni financiamiento de ninguna empresa.

Comenta y se parte de nuestra comunidad