No existen fórmulas mágicas para sentirse pleno y gozar de buena salud. Sin embargo, cada día la ciencia suma evidencias al papel protagónico que desempeñan los hábitos saludables como una dieta balanceada, la práctica de ejercicios y la alegría, en el alcance del bienestar.

“La medicina fracasa si no se complementan los tratamientos junto al apoyo nutricional, estar activo físicamente y controlar las emociones”, asegura María Eugenia Lima, médico intensivista especializada en apoyo nutricional en personas con diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a las enfermedades crónicas como aquellas patologías de larga duración y progresión lenta, ante las cuales hay que cambiar el estilo de vida para mejorar la condición. Entre las diversas afecciones que conforman este grupo destacan la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardíacas y respiratorias.

ejercicios-aeróbicos.para_.diabéticos

Lea también: Las mascotas brindan afecto y alegría a la ancianidad

Por su parte, la doctora, Samar Yorde, especialista en medicina de obesidad y salud pública, directora del programa de bienestar Soy Saludable, indicó que para revertir este problema es indispensable que las personas adopten un régimen de prevención, a través de una rutina constante de ejercicio acompañado de un adecuado régimen nutricional.

“Específicamente el ejercicio regular ayuda a prevenir patologías asociadas al corazón, el cáncer, Alzheimer, la diabetes y una gran parte de las enfermedades crónicas. Igualmente contribuye a mantener la presión arterial en límites normales, reduce la grasa corporal, eleva el colesterol “bueno” (HDL) y baja el colesterol “malo” (LDL), mejora la circulación sanguínea, aumenta la vitalidad, la energía y capacidad de trabajo, ayuda a reducir el estrés y mejorar el sueño, señaló Yorde.

Además, existen beneficios psicológicos producto de la motivación que genera la actividad física. En el cuerpo están presentes diversas hormonas, llamadas neurotransmisores, que son responsables de las emociones y que se producen en gran medida por la práctica de alguna disciplina deportiva o técnica de entrenamiento.

“La felicidad es un estado que propicia la paz interior, un enfoque del medio positivo, al mismo tiempo que nos estimula a conquistar nuevas metas. Es definida como una condición interna de satisfacción y alegría. Todos hemos sentido la adrenalina, serotonina y a las endorfinas actuar sobre nuestro cuerpo en algún momento, y es hora que aprendamos a disfrutar conscientemente de los beneficios que éstas representan en nuestra vida diaria”, aseguró Yorde.

diversión en el trabajo

Lea también: ¡Aprende a vivir desde lo positivo!

Neurotransmisores a conservar

– Adrenalina: Es producida ante momentos de estrés o alerta. Su función es generar adaptación a las situaciones de estrés, entendido como la capacidad de adecuarse a una experiencia determinada.

– Endorfinas: Se conocen como las hormonas de la felicidad y se le responsabiliza de los estados de enamoramiento y calma. Al ser producidas por el organismo, se genera un efecto sedante en el cuerpo contra el dolor, a la vez que disminuyen la ansiedad y aumentan el bienestar.

– Serotonina: Esta relacionada con el estado de ánimo, esta sustancia regula el sueño, las emociones y algunos procesos corporales. La segregación de este neurotransmisor es importante para mantener en equilibrio al organismo.

Fuente: Nota de prensa Comstat Rowland

Comenta y se parte de nuestra comunidad