Redacción equipo A Tu Salud – Con información de la Clínica de Mayo

Mantenerse en el peso adecuado es uno de los primeros pasos para ganar salud en cualquier etapa de la vida. Evitar los kilos de más, es un importante escudo para hacer frente a diversos problemas de salud que pueden sumarse al calendario femenino.

Para lograrlo, es necesario consumir alimentos en sus versiones más naturales y en porciones saludables. La pirámide de Peso Saludable de la Clínica de Mayo recomienda consumir con frecuencia vegetales, frutas, granos enteros y fuentes de proteínas bajas en grasa como las legumbres, los pescados y el pollo.

Los alimentos ricos en calcio como los derivados de la leche, los frutos secos y las hortalizas de color verde oscuro, deben estar incluidos en la dieta de las damas, pues garantizan una estructura ósea fuerte para enfrentar la descalcificación de los huesos, que ocurre naturalmente al pasar los años.

El tamaño de la porción influye en la cantidad de calorías que se consume, lo que a su vez incide en el peso. Comer una porción de cada alimento y servir los vegetales que se deseen, es una recomendación sencilla que la libera de tener que medir las cantidades.

Realizar actividad física es un mandato a cualquier edad, si se quiere conservar la salud. Al estar activa, su organismo consume energía para funcionar y quema las calorías provenientes de los alimentos.
De igual manera, saber manejar las emociones de una forma positiva, cumple una importante función a la hora de preservar el bienestar. Cuando le imprime optimismo a su vida, el cerebro establece buenas conexiones neuronales que colaboran en la prevención de trastornos degenerativos del órgano rector.
Para despistar

La meta es estar sana durante la mayor cantidad de tiempo posible. Cuando no se puede alcanzar el objetivo, es necesario valerse de los chequeos médicos, a fin de detectar cualquier inconveniente a tiempo.
– Mida su presión arterial al menos dos veces al año.

– Cheque los niveles de colesterol en sangre, sobre todo si tiene antecedentes de enfermedades del corazón o sufre de hipertensión.

– Evalúe el estado de sus huesos a partir de los 40 – 45 años a través de una densimetría ósea.

– Acuda al ginecólogo al menos una vez al año para conocer el estado de su sistema reproductor.

– Realice una mamografía anual a partir de los 35 años de edad.

– Tenga al día su esquema de inmunizaciones.

– En caso de tener problemas con los niveles de azúcar, realice al menos una vez al año los exámenes de la curva de tolerancia a la glucosa.

Comenta y se parte de nuestra comunidad