Equipo A Tu Salud Web

La capacidad de interpretar nuestro entorno a través de la luz se debe a una puerta de entrada llamada ojo, el cual recibe estímulos luminosos que el cerebro interpreta para ver el entorno.

En muchos casos esa capacidad visual se ve afectada por defectos y enfermedades que podrían prevenirse con buenos hábitos alimenticios, ya que numerosos estudios concluyen que bajos niveles de antioxidantes en el plasma sanguíneo se asocian a patologías oculares degenerativas como cataratas y degeneración macular, pues este actúa positivamente en partes del ojo como la retina, el cristalino y la mácula.

El epidemiólogo Chung-Jung Chiu en conjunto con el bioquímico Allen Taylor han revelado mediante estudio científico, patrocinado por el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) que el consumo regular de una combinación de nutrientes protectores y una dieta de bajo índice glúcemio puede ayudar a proteger la vista contra la degeneración macular, responsable de la visión central que generalmente se presenta después de los 50 años.

La mayoría de los antioxidantes se encuentra en alimentos vegetales (frutas, legumbres, verduras y hortalizas), pero son la luteína y zeaxantina los que alimentan la vista, aunado a las vitaminas A, C y E (la mejor fuente de luteína y zeaxantina está en los vegetales verdes de hojas particularmente espinacas).
Este hecho, trasladado al ámbito nutricional, concluye que en la alimentación se debe incluir verduras verdes (espinacas, brócoli, coles, acelgas, achicoria, además de zanahorias), frutas naranjas (cítricos, melocotones, melón) y frutas del bosque (moras, arándanos, frambuesas y fresas silvestres).

En la variedad de alimentos se halla la clave para procurar una buena salud ocular; mayor sensibilidad visual, mejor visión central que permite realizar sin dificultad tareas como leer, ver la televisión o reconocer caras y menor riesgo de desarrollar patologías oculares degenerativas.

Ahora bien, se debe tomar en cuenta que hay indicios de que altas dosis de beta carotenos (precursores de la vitamina A) aumentan el riesgo de aparición de la degeneración macular. Por eso, se debe hacer un balance en la alimentación incluyéndolos en la nutrición sin excesos.

Comenta y se parte de nuestra comunidad