Equipo A Tu Salud Web – Con información de Saludalia

Muchas personas de la tercera edad tienden a ir perdiendo sus sentidos, lo que trae  como consecuencia que algunas de sus funciones corporales no trabajen.

La pérdida del olfato a medida que transcurren los años se vuelve más grave y puede deteriorarse a causa de la medicación y otras enfermedades. Debido a esto las  personas mayores no pueden distinguir los aromas de los alimentos que estén en buen o mal estado.

Por otro lado está la pérdida de la destreza física, que dificulta las actividades diarias como la preparación de los alimentos que impliquen pelar verduras y abrir o cerrar envases que requieran mayor fuerza.

A esto se le suma la dificultad que la gente mayor tiene para caminar, agacharse o permanecer de pie, lo que le impide realizar labores de limpieza, e ir de compras al supermercado, lo cual ocasiona que acumulen productos que ya están caducados.

En las personas más vulnerables el cuidado debe ser mayor, ya que están expuestos a enfermedades e intoxicaciones, su sistema digestivo no es el mismo que hace años atrás, y los cuidados que requieren no son iguales a los de antes.

El factor económico de estos individuos trae problemas relativos a la seguridad alimentaria, es decir estas personas debido a sus limitaciones financieras no tienden a desechar alimentos aunque se encuentren en mal estado. 

Comenta y se parte de nuestra comunidad