Equipo A Tu Salud Web

Mucho se ha escuchado acerca de las bondades del Bótox y el Ácido Hialurónico para los tratamientos de rejuvenecimiento de la piel, sin embargo ambas sustancias tienen efectos distintos.

La toxina botulínica es una sustancia para relajar músculos y se utiliza para aplacar las arrugas en movimiento, mientras que los rellenos con ácido hialurónico se utilizan para dar volumen y rellenar aquellas arrugas muy profundas y que sean ocasionadas tanto por el movimiento constante de los músculos de la cara como a nivel de piel por los daños ocasionados debido a la exposición solar.

La doctora María Alejandra Jiménez, Dermatóloga del Centro Científico Metropolitano del Norte, en Valencia, indicó que ambas sustancias pueden utilizarse al mismo tiempo y en el mismo paciente, siempre y cuando este lo requiera. Sin embargo, no deben ser utilizadas, por ejemplo, en pacientes que estén embarazadas, estén amamantando, aquellos que tienen enfermedades neuromusculares debilitantes, sobre todo en el caso de  la toxina botulínica, pacientes que tengan enfermedades inmunológicas o una dermatitis y no estén estables o controladas.

Jiménez agregó que en el caso de las sesiones botulínicas se puede recomendar la aplicación entre una y otra cada cuatro meses. “No debe ser antes de ello porque si no el organismo puede crear anticuerpos para el producto y por tal motivo el producto no va a funcionar en el transcurso del tiempo. Los rellenos deben ser colocados en función de lo que amerite el paciente y el tiempo de duración va a depender del tipo de ácido hialurónico, hay unos que son para nutrir la piel que pueden durar cuatro o cinco meses y un tipo que es para dar relleno y volumen  que puede durar  de un año a año y medio y otros que pueden durar hasta dos años.

La especialista recalcó la importancia de que los pacientes acudan a profesionales capacitados. “Básicamente lo que yo le recomiendo a todos los pacientes es que acudan a un profesional entrenado, ya sea un dermatólogo, un cirujano plástico, puede ser un médico estético que esté certificado, que le expliquen a los pacientes qué es lo que van a aplicar, porque es importante que los pacientes tengan conocimiento de qué es lo que se están colocando y el médico que está aplicando el producto debe hacerse responsable por los pro o contra que se puedan presentar durante el tratamiento”.

Comenta y se parte de nuestra comunidad