Equipo a Tu Salud Web – Con información de babycenter y embarazada.com

El embarazo no es impedimento para que las futuras mamás se ejerciten, siempre y cuando hayan sido activas antes de la gestación y el médico no lo contraindique.
 

   Sin embargo, los especialistas recalcan que cuando las mujeres están embarazadas no es un buen momento para comenzar un deporte nuevo y exigente. La actividad física tiende a reducirse a medida en que avanza el embarazo, ya que el crecimiento del bebé disminuye la reserva cardíaca materna y las mujeres se cansan más debido al aumento de peso y una mayor comprensión del útero sobre el diafragma y los pulmones.
 

   Entre los ejercicios recomendados se encuentran: los aeróbicos de bajo impacto, que mejoran la captación del oxígeno, incrementan la capacidad muscular y permiten que la persona se recupere más rápido después del ejercicio;  las caminatas ( ayudan a mejorar la actividad cardiovascular de las mujeres encinta y las mantienen en forma sin castigar rodilla y tobillos); nadar (es ideal porque trabajan los músculos de las piernas y brazos, ofrece beneficios cardiovasculares y permiten que embarazada se sienta ligera en el agua a pesar de su aumento de peso); bailar (es beneficioso para el corazón y relaja, pero se deben evitar los saltos y piruetas) y el golf, entre otros.
 

   No se recomiendan ejercicios extenuantes, debido a que se produce una redistribución importante del flujo sanguíneo, disminuyendo la vascularización uterina, lo que disminuye el aporte del oxígeno al bebé. Tampoco se recomiendan ejercicios como montañismo, el submarinismo o deportes donde las mujeres se pueden golpear (como esquí en nieve o agua y surf). 

Comenta y se parte de nuestra comunidad