Equipo A Tu Salud Web – Con información de la BBC Salud
 
El fármaco actúa inhibiendo a la hormona que incrementa el metabolismo y el aumento de peso. Tal como señala el estudio publicado en el Journal of Animal Science and Biotechnology, los experimentos con ratones mostraron una pérdida de 10% en el peso corporal de los animales cuatro días después de recibir la inyección. Los resultados son preliminares, pero tal como expresan los investigadores, si se confirma el hallazgo esta podría ser la primera vacuna diseñada específicamente para tratar la obesidad.
 
   La epidemia de obesidad en el mundo continúa incrementándose. Según cifras de la Organización Mundial de la Salud uno de cada cinco adultos en el mundo es obeso.
 
Es claro que ni las dietas ni el ejercicio parecen estar ayudando a la gente a perder peso y las opciones quirúrgicas conllevan riesgos que mucha gente no quiere tomar.
 
Por eso, desde hace algún tiempo, varios equipos de científicos en el mundo están buscando otras herramientas para ayudar en el combate contra la obesidad.
 
Los investigadores de la empresa de biotecnología, Braasch Biotech LLC, en Dakota del Sur, estudian desde hace tiempo la posibilidad de crear con una vacuna el efecto que solo se logra yendo al gimnasio: quemar la grasa corporal.
 
   Para ello se centraron en el estudio de una hormona, llamada somatostatina, que se encarga de limitar la producción de la hormona crecimiento (GH) y del factor de crecimiento insulínico (IGF-1). Estos dos compuestos incrementan el metabolismo, lo cual resulta en un aumento de peso. La inhibición de su función, por otra parte, puede conducir a la descomposición de grasa y pérdida de peso corporal. Pero estos compuestos también están involucrados en otras funciones importantes del organismo, por lo que su inhibición puede también tener un impacto negativo.
 
Comenta y se parte de nuestra comunidad