Equipo A Tu Salud Web – Con información de la BBC Mundo

Investigadores llevaron a cabo un estudio en la Universidad de Columbia Británica en Vancouver, donde involucraron a 86 mujeres en edades comprendidas entre 70 y 80 años que sufrían de deterioro cognitivo leve o demencia incipiente la cual es una etapa previa a la demencia pero no interfiere en la cotidianidad de las personas.

   Actualmente, otras cuatro investigaciones comprobaron los beneficios del ejercicio como factor fundamental para lograr un envejecimiento sano, el cual permite retrasar el deterioro cognitivo leve (DCL) que conlleva a la demencia. Estas investigaciones fueron presentadas ante la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer que se celebra en Canadá. En esta reunión analizaron cómo era el impacto de diversos tipos de entrenamiento físico en las funciones cognitivas de los adultos mayores.

   Los ejercicios constaban de un entrenamiento de resistencia aeróbica y de estiramiento y equilibrio. Dado a este grupo de actividades a las que fueron sometidos, el grupo de científicos observaron que los pacientes mostraron beneficios y mejoras en las funciones mentales, demostrando así que el ejercicio que más los benefició fue el de resistencia que incluye el levantamiento de pesas.

   La doctora Teresa Liu- Ambrose, que dirigió el estudio expresa: “El entrenamiento de resistencia también condujo a cambios funcionales en tres regiones del cerebro involucradas en la memoria”. Al finalizar el estudio los participantes fueron sometidos a pruebas para medir sus funciones mentales, tales como su razonamiento y memoria. Del mismo modo fueron examinados por unos escáneres para medir los cambios en su cerebro.

   El DCL según la experta: “Es una ventana crítica para intervenir contra la demencia” asimismo agrega: "Encontramos que el entrenamiento de resistencia dos veces a la semana es una estrategia prometedora para alterar la trayectoria al deterioro cognitivo en adultos mayores con DCL".

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad