Equipo A Tu Salud Web – Con información de Mayo Clinic

Investigadores descubrieron que los fármacos Romidepsin y Decitabina al suministrarse activan un potente gen supresor de los cánceres de mama y de riñón.

   Científicos de la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida, señalaron que después de mezclar ambos medicamentos,  el gen (la proteína-1 secretada relacionada con rizado FEP1 –secreted frizzled related protein one) comenzó a trabajar y las células tumorales detuvieron su crecimiento y murieron.

   Las pruebas se realizaron con células de mama triple negativo y carcinoma renal de células claras (la forma más común de cáncer de riñón). Ambos medicamentos están aprobados por la Food and Drug Administration para el tratamiento de cáncer de sangre y se están probando por separado en numerosos cánceres sólidos en los que sFRP1 está desactivado. “Este estudio fue el primero en probar el uso de ambos en estos tipos de cáncer metastásico vinculados a sFRP1, y los resultados son muy alentadores”, señala el investigador senior del estudio, el biólogo molecular, John Copland, Ph.D.

   “Ahora tenemos la base para un ensayo clínico destinado a proporcionar una terapia eficaz para los dos tipos de cáncer resistentes a los medicamentos y tal vez para muchos otros tipos de tumor, en el futuro”, explica el doctor Copland. Además del cáncer de mama y de riñón, sFRP1 está desactivado en el cáncer de colon, ovario, pulmón, hígado y otros tipos de tumores.

   El doctor Copland y sus colegas descubrieron que antes sFRP1 fue silenciado en ciertos tipos de cáncer. Este nuevo trabajo demuestra que su expresión puede ser restaurada por Romidepsin, que es un inhibidor de deacetilase de  histona, y por Decitabina, un inhibidor de la metiltransferasa. Ambos son fármacos epigenéticos, que modifican los genes de una forma que los afectan cuando están activados o desactivados.

   “Individualmente, cada medicamento no induce ninguna forma de muerte de la célula, pero, juntos, matan a todas las líneas celulares diferentes de cáncer de riñón y cáncer de mama triple negativo que testeamos en laboratorio”, afirma el principal investigador Simon Cooper, biólogo molecular de la Clínica Mayo, especializado en cáncer renal.

   Los dos tipos de cáncer afectan a 80.000 estadounidenses cada año y las terapias para el tratamiento de ambos, especialmente cuando están avanzadas, han sido muy limitadas, dice la coautora doctora Edith Perez, vicedirectora del Centro de Cáncer de la Clínica Mayo.

   “Pero ahora, no sólo tenemos una ventaja muy prometedora para una futura terapia, sino que si este tratamiento combinado trabaja como esperamos que lo haga, tendremos un biomarcador que permitirá testear qué pacientes serían los más beneficiados”,  dice ella. “En otras palabras, una prueba de biopsia podría identificar pacientes cuyos tumores han perdido la función sFRP1”.

   El acercamiento para encontrar esta estrategia de nuevo tratamiento potencial es una novedad, agrega el oncólogo Michael Menefee, que también es coautor del estudio.

   “Este tipo de esfuerzo de investigación preclínica interdisciplinaria es importante, no sólo por el valor de la ciencia, sino que también porque los medicamentos ya están en la clínica y esto facilitará los esfuerzos traslacionales y esperanzadoramente confirmará los descubrimientos preclínicos en pacientes con neoplasias malignas avanzadas”, dice el especialista.

   Otros coautores del estudio incluyen a Christina von Roemeling; Kylie Jang; Laura Marlow, M.S.; Dr. Stefan Grebe; Dr. Han Tun; y Dr. Gerardo Colon-Otero.

   Este estudio fue financiado en parte por las subvenciones de los Institutos Nacionales de Salud,  el Fondo de Dotación para Investigación de Cáncer de Riñón David & Lois Stulberg , la Fundación de Investigación de Cáncer de Mama, el Premio para el Desarrollo de la Carrera de Investigación para Médicos de la Clínica Mayo James C. and Sarah K. Kennedy, la Dotación Financiera de la familia de  Brenda E. y Roger S. Luca a la Fundación Memorial de Tratamiento de Salud de  Tallahassee, la Fundación RITA (Investigación es la Respuesta), por la Fundación Scheidel, y por una subvención para cánceres raros de Dr. Ellis y Dona Brunton.

Comenta y se parte de nuestra comunidad