Equipo A Tu Salud Web – Con información de Muy Interesante

Expertos de la Universidad de Northwestern (EE UU) realizaron un estudio que fue publicado en la revista Journal of the International Neuropsychological Society, donde hablaron sobre la existencia de un grupo selecto de personas mayores de 80 años, conocidos como los “superagers” en español superancianos, los cuales cuenta con una anatomía cerebral especial.

   Para el estudio de los cerebros de estas personas, los científicos contaron con la ayuda de resonancia magnética en tres dimensiones, la cual les permitió demostrar que en la corteza existe más vitalidad. Esa capa externa del cerebro es la clave en la memoria, atención y razonamiento; es mucho más gruesa que la de otras personas de la misma edad y es similar a la de personas que se encuentran alrededor de los 50 años de edad.

   Emily Rogalski y sus colegas apuntaron que una corteza delgada conlleva a una pérdida de neuronas o materia gris. En los exámenes cerebrales también mostraron que personas de 80 a 99 años de edad que sufrían de un declive de memoria, tenían cortezas cerebrales mucho más finas.

   Las imágenes que obtuvieron en los estudios, demostraron que hay una región profunda del cerebro – la corteza cingulada anterior – que es más gruesa en los superancianos que en cualquier adulto de 50 años. Rogalsky explica que esa región es importante para la atención y sugiere: “Quizás los superancianos se distinguen sobre todo por tener una capacidad de atención muy aguda que es la que daría soporte a su extraordinaria memoria”.

   Los superancianos planean donar sus cerebros una vez que fallezcan, para que los científicos puedan realizar el estudio celular de sus estructuras y logren desvelar los secretos para mantener un cerebro joven y así proteger al resto de la población de enfermedades neurodegenerativas. Los investigadores aclaran: “En lugar de estudiar lo que va mal en el cerebro, hemos analizado cerebros ancianos pero excepcionalmente sanos” lo cual  los hacen asegurar que su trabajo es único.

   Por otra parte aún no se ha determinado si retener el volumen cerebral protege las habilidades de pensamiento, o si mantener las habilidades de pensamiento protege el volumen cerebral. El director del Centro de Enfermedad de Alzheimer de la Universidad de Kansas, ha observado: "Quizás aquellos cuyos cerebros están mejor construidos para durar estructuralmente sean los que mejor están construidos para durar desde una perspectiva funcional, o tal vez los que ejercitan el cerebro tengan menos atrofia".

Comenta y se parte de nuestra comunidad