Equipo A Tu Salud Web – Con información de Muy Interesante

Un reciente estudio realizado en la Universidad de Tel Aviv, demostró que consumir dulces en especial el chocolate, en un desayuno equilibrado de 600 calorías en el que también incluyan proteínas y carbohidratos puede ayudar a perder peso en las personas.

   Investigadores comentan que a clave es ser indulgentes por la mañana, ya que es cuando el metabolismo corporal está más activo y es donde la persona es capaz de quemar calorías extras a lo largo del día. Los científicos en la revista Steroids, concluyen que si se añaden postres al desayuno, se evitan los antojos el resto del día.

   Los autores del estudio, llevaron a cabo un experimento durante varias semanas donde incluyeron a casi 200 personas obesas adultas, hombres y mujeres. Estas personas fueron sometidas a dietas las cuales incluían galletas o chocolates en su primera comida del día. Los expertos comprobaron que las personas adelgazaban más y mantenían por más tiempo la pérdida de peso.

   Explicando un poco más a fondo, los individuos fueron divididos en dos grupos, la mitad ingería una dieta basada en carbohidratos con un desayuno de 300 calorías, la otra mitad de los participantes desayunaba alimentos ricos en proteínas y carbohidratos, incluyendo un pastel de chocolate, esto dio un total de 600% calorías. Sin embargo, se destaca que al principio todos perdían el mismo peso y a la larga (32 semanas) el segundo grupo perdió 18 kilos más.

   La coautora del trabajo Daniela Jakubowicz, explica que el desayuno es la comida que más eficientemente controla los niveles de grelina, hormona responsable del hambre voraz. No obstante, es habitual que los dietistas aconsejen abandonar el consumo de dulces para perder peso, los investigadores israelíes explican que eso no es necesario en el desayuno.

   El desayuno es la comida que más eficientemente controla los niveles de grelina, la hormona responsable del hambre voraz, explica Daniela Jakubowicz, coautora del trabajo. No obstante habitualmente los dietistas aconsejan abandonar el consumo de dulces para perder peso, los investigadores israelíes señalan que eso no es necesario en el desayuno. Suprimirlos por completo aumenta incluso los deseos de ingerir esos alimentos.

Comenta y se parte de nuestra comunidad