Equipo A Tu Salud Web – Con información de discoverymujer.com

   Al momento de ejercitarnos o realizar alguna actividad física que requiera de mucho esfuerzo para fortalecer los músculos y mantener el cuerpo en forma, como respuesta automática al agotamiento antes, durante y después del entrenamiento exige hidratarse, es por ello que recomiendan una buena estrategia de hidratación ya que es lo mejor para su bienestar personal y buen aprovechamiento del entrenamiento y sus beneficios.

   Aconsejan tener un plan individual de hidratación según las características y necesidades que cada persona posea, es por ello que a continuación lo acercaremos a ciertos ejemplos muy sencillos.

Pequeños sorbos

   El Colegio Americano de Medicina del Deporte, sugiere algunas indicaciones en cuanto a la cantidad de líquido que debe ingerir un deportista.

   Una o dos horas antes de la actividad física, bebe medio litro de agua. En el tiempo previo a una competencia, la recomendación es beber, también, medio litro de agua la noche anterior y medio litro más por la mañana. Durante el ejercicio, lo mejor es consumir entre uno y dos vasos de agua cada quince minutos (la cantidad depende de la tolerancia y tiempos de absorción de cada cuerpo). Si el ejercicio dura más de una hora, el Colegio recomienda beber líquidos con agregado de sodio y azúcar.

Antes, durante y después

   La licenciada Marcia Onzari, en su libro de Fundamentos de Nutrición en el Deporte, especifica la correcta hidratación que se debe tener durante el tiempo de la actividad deportiva. En todo caso, los especialistas recomiendan tomar medio litro de agua fría en el plazo de tiempo que va entre una y dos horas previas a la actividad física. Pero, si su práctica física dura hasta sesenta minutos, debe hidratarte con agua fría de la siguiente forma: medio litro, entre quince y treinta minutos antes del ejercicio; y seguir consumiendo alrededor de doscientos mililitros (un vaso) cada quince minutos, durante la actividad física. Además, durante las 24 horas posteriores, tomar agua en cantidades generosas.

   En el caso de las personas que practican deporte o realizan alguna actividad física con una duración estimada de una hora o más, necesitan hidratarse con bebidas deportivas en el mismo esquema de cantidades y tiempos que el anterior. Pero, después de la actividad, además necesitas consumir durante seis horas bebidas con mayores agregados de azúcar.

Comenta y se parte de nuestra comunidad