Se entiende como violencia contra la mujer “todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la prohibición arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vía pública o en la vía privada”.

Esta definición fue dada el 20 de diciembre de 1993 por la Asamblea General de las Naciones Unidas cuando se aprobó la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en conmemoración por el asesinato de las tres hermanas Mirabal, el 25 de noviembre de 1960, quienes fueron militantes opositoras a la dictadura que ejerció, por más de 30 años, Leónidas Trujillo en la República Dominicana.

La ONU invitó a gobiernos, organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales a organizar actividades dirigidas a sensibilizar al público respecto del problema.

Este viernes, la Defensoría del Pueblo, con la colaboración del Ministerio de Interior y Justicia, presentó varias recomendaciones para optimizar la recepción de denuncias de violencia contra la mujer a más de 500 funcionarios y funcionarias policiales de todas las instancias de seguridad del Área Metropolitana de Caracas.

A la actividad acudieron líderes comunitarios y los 33 defensores de todo el país, con el fin de establecer vínculos con el resto de los cuerpos policiales estadales y municipales para una mejor recepción de las denuncias por género, como lo expresa la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

La Defensoría presentó, además, el “Violentómetro” una especie de regla de medición que explica los tipos de amenaza de los que puede ser víctima la mujer, desde ofensas, humillaciones, gritos, lesiones, hasta la muerte y simplifica los tipos penales.

El “Violentómetro” fue repartido en las salidas del Metro de Caracas y en la Plaza Bolívar de ciudad capital, con el fin de generar una mayor protección hacia este sector de la población.

También se entregó un manual denominado “Guía de Facilitación: Curso Básico de los Derechos Humanos de las Mujeres” -de cinco módulos- que será usado en las comunidades a través de los promotores comunitarios para su divulgación como herramienta pedagógica.

Comenta y se parte de nuestra comunidad