Fuente: El Mundo.es-ATS Web


Carlos de la Cruz, vicepresidente de la asociación Sexualidad y discapacidad señala el grave error de tratar a un discapacitado como un ser asexuado. Por ejemplo, se subestima su sexualidad cuando se asea o se viste al paciente frente a más personas de las necesarias.


"La persona con lesión medular tiene que aprender que su cuerpo le pertenece, que es protagonista de su propia vida", mantiene el experto. La sociedad debe verlos como seres con vida erótica, tan legítima como cualquier otra y que sus placeres pueden ser tan satisfactorios como los de los demás.


Uno de los errores más frecuentes al abordar el tema de la sexualidad de personas con discapacidad, es confundir relaciones sexuales con relaciones coitales, pues tener dificultades para llegar al coito por el mal funcionamiento del pene no imposibilita las relaciones sexuales. Estas han sido jerarquizadas equívocamente, colocando al coito en lo más alto."La sexualidad es cuerpo, relaciones eróticas y placeres, no sólo genitales, coitos y orgasmos" explica Cruz.


Este es el caso de Horacio Novello, que confiesa estar descubriendo lugares sensibles, generadores de placer. Horacio tiene lesión medular desde hace un año y medio, no puede caminar y tiene insensibilidad total de la cintura (alta) para abajo. No se resignó, y así ha descubierto su nueva sexualidad. Reconoce que todo el conjunto de caricias no tiene un punto culminante y explosivo como en el orgasmo, perodebe concentrarse en disfrutar las sensaciones cada día más.


La edad, el estar activo cuando se contrae la lesión y el tener pareja son factores pronósticos de adaptación y ajuste sexual.Los jóvenes son los que presentan mayor capacidad de adaptación y plasticidad, generalmente usan su imaginación y la fantasía e incorporan juegos y/o juguetes sexuales. Los hombres lamentan más la pérdida,pues les cuesta adaptarse a las carencias genitales. Sin embargo, se muestran más activos que las mujeres, que se muestran retraídas.


Las personas muy activas antes de la lesión ahora no enfocarán la sexualidad en los genitales, sino concibiéndola como un todo.


Puede haber casos donde la erección, la penetración e incluso el orgasmo sean posibles, todo depende del tipo de lesión que se tenga. Para la disfunción eréctil se aplican los clásicos tratamientos como Viagra, Cialis o Levitra y también métodos terapéuticos como la inyección intracavernosa de prostaglandina E1 o incluso una prótesis de pene. A pesar de que 95% de pacientes no consigue eyacular por medios naturales, existen técnicas como la vibro estimulación del pene. Las mujeres sí son capaces de tener sensaciones orgásmicas. El embarazo podría complicarse en algunos casos, y el alumbramiento se realiza por cesárea.

Comenta y se parte de nuestra comunidad