Fuente: ATS Web

Hay mujeres hermosas que intimidan a algunos hombres. Cuando esta emoción los paraliza se le denomina venustrafobia. Ese verdadero e injustificado miedo a las mujeres bellas también se le conoce con el nombre de caliginefobia.

Los hombres que la padecen realmente sufren al toparse con una mujer agraciada. A quienes tienen esta fobia le sudan las manos, le tiemblan las piernas, sufren de escalofríos, taquicardia y tartamudean si intentan comunicarse con ella. Algo similar a lo que le sucede al personaje de The Big Bang Theory,  Rajesh Ramayan Koothrappali, quien sufre de “mutismo selectivo” a la hora de hablar con las mujeres, a excepción de su madre o su hermana (un trastorno de la comunicación verbal de origen emocional que consiste en que los afectados, en determinados contextos o circunstancias, no pronuncian ni una sola palabra).

A juicio de los psicólogos, el desarrollo de esta fobia tendría su origen en una experiencia traumática por parte del afectado, como el haber sido maltratados, vejados o rechazados por una mujer bella.

 La persona que la padece asocia esta experiencia pasada con todo aquello a lo que le recuerda esa situación. Quien sufre esta fobia no entiende el origen de su venustrafobia y por eso prefiere no hacer contacto con la desencadenante de esa actitud.

Los psicólogos recomiendan a los hombres que padecen la venustrafobia enfrentar a las mujeres bellas en forma progresiva y en algunos casos los pacientes son medicados con antidepresivos y otros fármacos para reducir su ansiedad.

Existe otro trastorno similar que es la ginofobia o ginecofobia que es el miedo a las mujeres en general. Los hombres que la padecen experimentan ansiedad al estar cerca de una fémina, aunque están conscientes de que el objeto de su miedo no constituye una amenaza real para ellos.

Este trastorno también se le relaciona con una experiencia traumática sufrida a temprana edad con alguna mujer. Para las personas que sufren esta fobia se recomienda la psicoterapia para descubrir el conflicto emocional causal y posteriormente emprender una terapia de conducta.

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad