Fuente: Medline Plus-ATS Web

El síndrome de Asperger fue definido por primera vez gracias al pediatra austríaco Hans Asperger, en 1944. No obstante, no fue hasta la década de los 90 que su trabajo se reconociera.

El asperger es un trastorno neurobiológico  estrechamente relacionado con el autismo y actualmente, ha sido clasificado como Trastorno Generalizado del Desarrollo. El individuo con Asperger se caracteriza por presentar capacidad intelectual dentro del rango normal o incluso superior, sin embargo, puede mostrar conductas y dificultad  marcadas en habilidades sociales y en la comunicación, falta de empatía, movimientos torpes, interés restringido. Se presenta mayoritariamente en varones y no tiene cura pues no es una enfermedad.

Pese a lo anterior, es muy importante un diagnóstico precoz, con el fin de empezar lo antes posible con la ayuda y apoyo en las áreas de mayor debilidad.

Generalmente, se necesita un médico experimentado en el diagnóstico y tratamiento del autismo para hacer el diagnóstico real. Debido a que no hay ningún examen físico para el síndrome de Asperger, el diagnóstico a menudo se basará en criterios muy específicos, a partir de un determinado manual médico, que generalmente abarcan comportamientos como contacto ocular anormal, retraimiento, desconocimiento de su nombre, falta de juego interactivo y de interés en los compañeros. Los síntomas pueden ser notorios en los primeros meses de vida y obvios hacia los tres años de edad.

El 2006 fue declarado el “Año Internacional del Síndrome de Asperger”, por cumplirse el centenario del nacimiento de Hans Asperger. A partir del 2007, el 18 de febrero ha sido declarado Día Internacional Asperger en recuerdo del nacimiento de su descriptor.

Comenta y se parte de nuestra comunidad