Fuente: Trucdc.com- Muy Interesante – ATS Web


Un  reciente estudio no encontró evidencia de asociación entre el estrés laboral y el riesgo de algunos tipos de cáncer. En la investigación coordinada por el Instituto Finlandés de Salud Ocupacional, el University College de Londres y el IPD-Work Consortium, se realizó un metanálasis de 12 estudios que incluían a más de 116.000 participantes de 17 a 70 años, procedentes de Finlandia, Francia, Suecia, Holanda, Dinamarca y el Reino Unido.

Los investigadores evaluaron el estrés psicológico en el trabajo a través de medida validada, es decir, la tensión laboral que se divide en cuatro categorías: trabajo de alta tensión, trabajo activo, trabajo pasivo y trabajo de baja exigencia.

Los resultados mostraron que 5.765 participantes, de 116.056 (5 %), desarrollaron algún tipo de cáncer durante los de 12 años de seguimiento. Los investigadores no encontraron evidencia de una asociación entre el estrés laboral y el riesgo de cáncer colorrectal, de pulmón, mama o de próstata.

Cerca de 90 % de los cánceres están relacionados con la exposición ambiental (como la radiación ultravioleta y el humo del tabaco).
 

Sin embargo, el estrés puede causar inflamación crónica y esta puede estar implicada en el desarrollo de algunos tumores. Un estudio realizado en 2010 por científicos chinos y estadounidenses demostró por primera vez que existiría una relación directa entre el cáncer y el estrés. El estudio se realizó en moscas de la fruta, que comparten los genes y secuencias biológicas implicadas en este proceso con los seres humanos. Los experimentos revelaron que las células víctimas del estrés pueden emitir señales que inducen a la generación de tumores que afectan a las células sanas vecinas.
 

Los autores del estudio centraron su trabajo en la actividad de dos genes mutantes: RasV12, que se relaciona con un 30 % de los casos de cáncer, y el gen supresor de los tumores scrib, que cuando se presenta de manera defectuosa propicia el desarrollo de la enfermedad.
 

En principio ninguno de ellos por sí solo puede causar cáncer. Pero los investigadores estudiaron a moscas de la fruta que portaban ambas mutaciones genéticas y descubrieron que si una célula que tiene sólo el Ras mutante está cerca de una célula con scrib– defectuoso pueden dar lugar a un tumor maligno.

El profesor Tian Xu, de la University School of Medicine de Connecticut (EE UU), máximo responsable de la investigación, aseguró que “hay una gran variedad de condiciones que pueden desencadenar el estrés físico y emocional, así como las infecciones y las inflamaciones”, lo que hace al organismo vulnerable al cáncer.

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad