Fuente: ATS Web

En el pasado los regímenes alimenticios se caracterizaban por eliminar de la dieta diaria las harinas, azúcares u otros productos para bajar los kilos extra. Los expertos ahora están optando por una nueva técnica que consiste en educar sobre el valor diario de los alimentos en lugar de limitarlo.  

Este porcentaje, que también se reconoce como el valor relativo nutricional o ingesta diaria, permite que las personas conozcan cuánto requieren diariamente de un alimento sin preocuparse por las consecuencias en su salud. Un médico o nutricionista es la persona ideal para diagnosticar cuánto necesita de nutrientes cada organismo para estar balanceado.

Consuelo Pardo, nutricionista colombiana, recuerda que “no hay alimentos buenos o malos, sino dietas mal balanceadas, por eso hay que aprender a alcanzar ese equilibrio”.

La especialista pone como ejemplo dos tipos de quesos: uno de versión regular y otro light. Con la versión regular una persona que consume una tajada consume 293 calorías mientras que en la light sólo 45. Se podrá comer de las dos pero no el mismo día. Así alterna comidas y no se restringe un alimento que le podría causar placer.

Además, una porción de la versión regular del queso tiene 4 gramos de proteínas, uno de carbohidratos, 6 de grasas (9%), 20% de calcio y 10% de vitamina D. La versión light contiene 4.5 gramos de proteínas, 0.5 de carbohidratos, 2.7 de grasa (4%) y 93.6 miligramos de calcio.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) los latinoamericanos consumen en promedio 2.000 calorías diarias. Estudios de la Cornell University (Nueva York) demuestran que la mayoría de los consumidores desconoce este valor y consume hasta saciarse. “La obesidad es una condición multifactorial, asociada con variables como la genética, los  inadecuados hábitos alimenticios y la falta de actividad física”, destacó Pardo.

Alerta con las etiquetas

Algunos alimentos y bebidas cuentan también con las Guías Diarias de Alimentación, que facilitan la lectura de la etiqueta nutricional pero no la sustituye. Permiten conocer lo que se consume y realizar la compra con más conocimiento. Si una persona no comprende con facilidad las etiquetas pero le preocupa únicamente las calorías de un producto, estas guías le brindan información rápida.

En las gaseosas con presentaciones regulares y light de 250 ml (una porción) se pueden observan estos porcentajes y el consumidor tiene la opción de escoger cualquiera. En este caso, una gaseosa de 250 ml aporta 100 calorías en la versión regular y solo una en la versión light.

Una bebida regular tiene, además, cero grasas, 26 gramos de azúcar (29%), sodio 16 mg (1%), mientras que la bebida versión light contiene cero grasas, cero azúcar y 17 mg de sodio (1%).

El Laboratorio de Alimentos y Marcas de la Cornell University destaca que el promedio de los clientes de un supermercado compra masivamente y que eso repercute no solo en su salud sino en su bolsillo.

Según su última publicación “¿Por qué mis compras terminan en la basura?”, una persona suele sentir atracción por un producto por el recuerdo de su sabor o la presentación pero al no conocer sobre su contenido nutricional termina dejándolo en la cocina o se arrepiente al ver únicamente su contenido en calorías. La nutricionista Pardo explica que “las calorías no es lo único que debemos leer, primero debemos tomar en cuenta cuántas porciones contiene el envase y seguidamente su valor diario, así aprendemos a comer balanceadamente”.

Para tomar en cuenta

-Observe el tamaño de la porción y el número de raciones que contiene el envase.

-Revise la cantidad de calorías aportadas por la porción del alimento.

-Si desea reducir el consumo de un nutriente en particular, revise la cantidad aportada de este nutriente y observe el porcentaje diario (VD) para saber que es mínimo su aporte.

-Si sufre de hipertensión elija alimentos que tenga un V.D. igual o menor a 5% o que tenga mensajes como “libre de sodio” o “bajo en sodio”.

-El consumo de alimentos fuente de fibra dietaria, vitaminas y minerales. Revise el porcentaje V.D para seleccionar aquellos que estén por encima del 10% o mayor en estos nutrientes.

Fuente: Consuelo Pardo Escallón, ND.

 

 

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad