Las malas posturas corporales pasan factura con el paso del tiempo y la mayor parte de  las personas no son conscientes de ello. Hasta para la actividad más sencilla como dormir requiere cuidado.

Una posición inadecuada al sentarnos, estar de pie, caminar, hacer ejercicios e incluso al acostarnos puede generar consecuencias a corto, mediano y largo plazo como desviaciones de la columna, hernias de disco, contracción de los nervios, dolor de cuello y hombros.

También una mala pisada puede afectar las caderas, los meniscos (rodillas) y pies, debido a la descarga inadecuada de peso. Esto puede producir desbalance, desgaste de meniscos y acortamientos musculares.

Además, las personas que permanecen muchas horas sentadas o paradas, debido a su tipo de trabajo, deben tomar medidas para mitigar los efectos. A continuación, algunas recomendaciones:

En la calle:

 -Si realiza una actividad que requiere estar  por largo tiempo parado, trate de colocar un pie sobre un  pequeño banco.

-Camine con la espalda erguida, los hombros hacia atrás y la cabeza en alto.

– Al cargar bolsas reparta el peso  en ambos brazos.

– En la oficina siéntese en una silla donde pueda descansar la espalda por completo y manténgala recta.

-Al permanecer por mucho tiempo sentado no deje colgando los pies.

-Al levantar algo pesado del suelo no doble la espalda para inclinarse, doble las rodillas para que el esfuerzo lo realicen las piernas.

-Si levanta un objeto del suelo, péguelo primero a su pecho y después levántese.

 

Al descansar: 

-Duerma sobre un colchón firme

-Si se va a levantar de la cama, hágalo rotando su cuerpo hacia un costado e impúlsese con losbrazos.

-No mire televisión acostado  en la cama, es mejor sentarse con la espalda derecha con cojines.

-Duerma de lado con una almohada no muy alta ni muy baja y no use un colchón muy blando.

-Evite siempre exagerar las curvas en la espalda.

Comenta y se parte de nuestra comunidad