Fuente: ATS Web

Los spa, salones de belleza y productos de acicalamiento  ya no son solo cosas de mujeres. En los últimos años han aumentado en el país los establecimientos que ofrecen servicios de cuidado personal al sexo masculino, lo que rompe con el mito de que se trata de un tema que concierne únicamente al género femenino.

Entretanto la industria de la moda se ha esmerado con el público masculino y ofrece desde calzados de marca para todo tipo de ocasión y estilo, hasta perfumes. En los anaqueles de supermercados y farmacias se pueden observar champús diseñados exclusivamente para hombres, así como cremas y desodorantes de acuerdo con cada tipo de piel y estilo.

Opciones de todo tipo

Existen salones de belleza que ofrecen al género masculino servicios simples, como cortes, lavado y secado, así como la aplicación de productos especiales para solventar problemas de caspa, exceso de grasa en el cuero cabelludo, caída del cabello y resequedad.  Algunos hombres menos convencionales pueden optar por decoloración del cabello y tintes para cabello normal o con canas, alisado y mechas, así como tintes para barba.

Hay establecimientos que ofrecen, además, tratamientos faciales, sesiones de masajes y tratamientos antiestrés. Entre las opciones de tratamientos de belleza están hidratación facial profunda, tratamiento facial antiestrés/energizante, tratamiento multirreparador facial, tratamiento antiedad corrector de líneas de expresión y arrugas, tratamiento antiedad contorno de ojos, sección de microdermoabrasión, rejuvenecimiento facial (lifting), tratamiento facial desintoxicante, limpieza profunda de cutis, limpieza facial-microdermoabrasión y nutrición facial.

En algunos sitios ofrecen la técnica del parafango, que combina la parafina con lodo marino y es especial para acondicionar la piel a base de minerales.

También se ofrece la depilación de axilas, glúteos, brazos, bozo, cejas, espalda, piernas, pecho, así como la depilación brasilera, playera o para trajes de baño.

Comenta y se parte de nuestra comunidad