Fuente: Elmundo.es-ATS Web

Los pies sufren mucho durante el embarazo, presentando molestias, dolores, edemas o rozaduras. Por lo general, las embarazadas se ven obligadas a cambiar de calzado, especialmente en los últimos meses de gestación. En algunos casos, todo vuelve a la normalidad tras el parto, pero en otros las alteraciones se hacen permanentes.

Un trabajo publicado en la revista American Journal of Physical Medicine and Rehabilitation, indica que hasta en 70 % de las mujeres, los pies se vuelven más anchos y largos tras el primer embarazo, entre 2mm y 10 mm, lo que equivale a medio número convencional.

Los cambios se deben a la alta carga hormonal que caracteriza al embarazo, lo que genera que los ligamentos y las conexiones óseas femeninas se vuelven más laxas y flexibles y esto incluye una disminución de la altura del arco del pie. En muchos casos, aseguran, esta alteración en el puente se vuelve permanente.

Para corroborar su hipótesis, los investigadores realizaron un seguimiento a 49 mujeres embarazadas. Entre otras variables, realizaron distintas mediciones a sus pies durante el primer trimestre del embarazo y, posteriormente, cinco meses después de que hubieran dado a luz. Los cambios resultaron palpables en un alto porcentaje de las mujeres durante su primer embarazo, permaneciendo invariables en gestaciones posteriores.

Según Manuel Monteagudo, traumatólogo de la Unidad del Pie y Tobillo del Hospital Universitario Quirón de Madrid, estos cambios podrían explicar por qué algunos problemas como el pie plano doloroso del adulto se presentan más frecuentemente en mujeres que en hombres. "Conocíamos estos cambios después del embarazo, aunque hasta el momento no se había cuantificado de una forma exhaustiva", señala este especialista.

En el caso de notar algún cambio en el pie después del embarazo, Monteagudo recomienda consultar con un especialista sólo cuando exista dolor, y obligatoriamente si se tienen molestias en la planta del pie o una compresión en los nervios.

Comenta y se parte de nuestra comunidad