Fuentes: Clínica Mayo – ATS Web

Hasta hace poco la palabra “azúcar” estaba prohibida para los diabéticos. Sin embargo, estudios recientes basados en evidencia científica señalan que se pueden consumir dulces, siempre y cuando se haga ocasionalmente, como parte de una comida balanceada que esté dentro del plan de nutrición de la persona.

Este es uno de los consejos plasmados en el libro “La Dieta de la Clínica Mayo para la Diabetes”,  que busca orientar a las personas con esta enfermedad. Sonia Murgueytio Jurado, dietista registrada de la Clínica Mayo de Jacksonville, Florida, destaca algunos aspectos de la alimentación.
 

“Se debe recordar que aunque cada tipo de carbohidrato puede afectar de manera diferente al nivel de glucosa sanguínea, es la cantidad total de carbohidratos consumidos en una comida lo que más cuenta. Sin embargo, es recomendable medir el nivel de glucosa sanguínea para chequear si presenta niveles demasiado altos y de esta manera pueda tomar las medidas adecuadas”.

-¿Qué frutas contienen más azúcar?

-Cuando se consuma fruta seca como pasas, dátiles o manzanas secas se debe hacer con moderación. Aunque la fruta seca es saludable, contiene muchas calorías por cada ración. Frutas frescas o enlatadas (en su jugo o con agua), frutas congeladas sin azúcar añadida o jugo de fruta pura (cuatro onzas al día) podrían ser opciones más saludables.
 

-¿Deberían evitar los carbohidratos?

-Una dieta balanceada incluye todos los grupos alimenticios, por lo tanto, no se recomienda las dietas con bajos contenidos de carbohidratos. Estas generalmente son altas en grasas saturadas y colesterol y al mismo tiempo limitan el consumo de comidas saludables como frutas, vegetales y granos enteros. De acuerdo con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, la cantidad mínima de carbohidrato recomendada por día es de 130 gramos.

Comenta y se parte de nuestra comunidad