Por Inés Larrea

 

Los ojos son los órganos sensoriales más importantes del ser humano, es por ello que su cuidado es sustancial, ya que además de ser sensibles, constantemente están expuestos a agentes contaminantes medioambientales y a otros elementos extraños que podrían provocar lesiones.

 

A pesar de sus pequeñas dimensiones, los ojos también pueden verse afectados por una gran variedad de patologías relacionadas con diferentes causas. Es por esto que la medicación oftalmológica tópica cuenta con diversas opciones terapéuticas enfocadas para el tratamiento individualizado de cada patología.

 

Andrés David Rosario, Médico Oftalmólogo, explica: “los colirios, un término usado inadecuada e indiscriminadamente, se emplean para referirse a todos aquellos medicamentos oftálmicos de uso tópico en presentación de gotas, sin considerar la amplia variedad de principios activos que se utilizan mediante esta vía de administración”.  

 

El experto advierte que el uso indiscriminado de medicamentos oftálmicos sin prescripción médica, no es alentadora si se toma en consideración que la cultura de la población en general, en cuanto a farmacología y a medicamentos de uso sistémico es insuficiente y errónea, agravándose en lo que se refiere a medicación oftalmológica.

 

Cada patología ocular requiere un tratamiento específico, para los cuales utilizar un mismo medicamento podría resultar, estéril, beneficioso o en, algunos casos, muy perjudicial.

 

No todo “ojo rojo” significa conjuntivitis

 

Un motivo frecuente de consulta oftalmológica según el especialista, es el ojo rojo, que usualmente es catalogado por la población en general como “conjuntivitis”, por supuesto sin la supervisión médica correspondiente.

 

Por cuanto existen diversos tipos de conjuntivitis con causas diferentes y manejos terapéuticos específicos, el doctor Rosario ejemplifica: “las conjuntivitis alérgicas y las queratoconjuntivitis herpéticas, ambas se presentan con similar cuadro clínico, pero el uso de corticoesteroides tópicos, en el primer caso puede ser beneficioso para controlar la inflamación, pero devastador en el segundo por comprometer los mecanismos inmunológicos a nivel local, propiciando la diseminación del agente causal y agravamiento del cuadro”

 

Aun más, no todo “ojo rojo” significa conjuntivitis, existen diversas patologías que pueden presentarse de esta forma, como el glaucoma agudo, la uveítis, entre otros, que igualmente ameritan un abordaje terapéutico específico, lo que aumenta aun más el riesgo de complicaciones debido a la automedicación o medicación empírica.

 

Para el especialista la automedicación es una práctica irresponsable que pone en altísimo riesgo la salud visual.

 

“Es importante la educación y concientización de la población y especialmente en lo concerniente a la necesidad de evaluación, por parte de médicos oftalmólogos debidamente capacitados, para el diagnóstico y tratamiento en casos de problemas agudos, emergencias y revisiones periódicas”, concluye el experto.

 

Fuente: Dr. Andrés D. Rosario A, Médico Oftalmólogo, [email protected]

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad