Por: Kenelma García
 
La disfunción eréctil es la incapacidad que tiene el hombre para obtener o mantener una erección lo suficientemente firme para tener una relación sexual satisfactoria; esta condición afecta a la mitad de los hombres entre los 40 y 70 años de edad.
 
Sin embargo, según el Boston Medical Group, la edad es un factor variable, ya que  un hombre que consume una caja de cigarros diaria durante un año, probablemente enfrente problemas de erección al momento de la relación sexual, independientemente de la edad que tenga. 
 
La erección depende de un delicado y complejo sistema hidráulico que permite un gran flujo de sangre al pene y que la misma quede retenida ahí por un tiempo. La nicotina, los alquitranes y otras toxinas del tabaco obstruyen las arterias del cuerpo y disminuyen el flujo sanguíneo, lo que afecta la respuesta de la erección.
 
La doctora Luz Jaimes, médica sexóloga del Hospital Pérez Carreño, explicó que la adicción al tabaco afecta la vida sexual de sus consumidores, ya que son 1.4 veces más propensos a tener problemas de erección y además aumenta en 40% el riesgo de sufrir disfunción eréctil.
 
El efecto general de vaso espasmo que provoca la nicotina sobre el sistema circulatorio, aumenta la arteriosclerosis (endurecimiento) y fomenta la hipertensión arterial, con lo cual se complica aun más la circulación de la sangre en general y hacia el pene.
 
La doctora Jaimes agregó que existen alternativas farmacológicas que aseguran un correcto flujo sanguíneo hacia los genitales masculinos, por lo cual son las que se utilizan para tratar la impotencia;  pero si el paciente es consumidor de tabaco no logrará el efecto deseado, ya que, si bien los fármacos que ayudan a la erección son vasodilatadores, el tabaco es un vasoconstrictor, entonces se tendrá una anulación parcial o total del efecto buscado con el medicamento, acotó. 
 
Por último, la sexóloga recomienda, además de hacer ejercicios y tener una dieta adecuada para favorecer la respuesta sexual, dejar el hábito de fumar porque por un lado se reducen las probabilidades de desarrollar impotencia y por el otro, se produce una recuperación inmediata en aquellos fumadores que ya sufren del mal.
 
También puedes consultar: 


La impotencia es problema de dos

Los hombres callan ante problemas con la erección

Relacionan fármacos de disfunción eréctil con ETS

Fuente: Prensa Burson Marsteller. Telf. (0212) 902.33.66 / (0424) 279.51.42. shelma.salazar@bm.com / http://sexualidad-salud.com.ar

Comenta y se parte de nuestra comunidad