Por: Inés Larrea

El trabajo por turnos, es decir fuera de las horas regulares, se ve asociado al riesgo de presentar problemas menstruales y de fertilidad en las mujeres. Así lo revela un estudio recientemente realizado en Inglaterra, según el cual, trabajar en el horario nocturno aumenta las probabilidades de pérdida del embarazo.

Para realizar ese estudio, un grupo de investigadores británicos analizó los estudios publicados entre 1969 y 2013 sobre el trabajo por turnos y la reproducción. Con datos provenientes de más de 119.000 mujeres, los científicos concluyeron que aquellas que trabajaban por turnos (turnos alternados en las tardes y en las noches) tenían un riesgo de un 33 por ciento más alto de problemas menstruales y un riesgo de un 80 por ciento más alto de problemas de fertilidad que las que trabajaban en un horario regular.

Por otra parte, el equipo de expertos halló que las mujeres que solo trabajaban de noche, no tuvieron un riesgo estadísticamente mayor de problemas menstruales o de fertilidad, pero sí tuvieron un mayor riesgo de pérdida del embarazo. El aumento en el riesgo de pérdida del embarazo no se observó entre las mujeres que trabajaban de noche como parte de un patrón de turnos.

Una posible explicación sobre estos hallazgos, según los investigadores, es que la alteración que el trabajo en turnos provoca en el ritmo circadiano del cuerpo puede afectar la función biológica de los “genes del reloj”, mostrando así su asociación con los cambios en las funciones biológicas de la mujer.

El estudio, presentado el 9 de julio en la conferencia anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE 2013) celebrada en Londres, amplía el conocimiento que se tenía de investigaciones anteriores, según las cuales se encontró que el trabajo por turno puede tener efectos nocivos sobre el embarazo avanzado.  

Más opiniones

La Dra. Jill Rabin, jefe de atención ambulatoria, obstetricia y ginecología del Centro Médico Judío de Long Island, en New Hyde Park, Nueva York, asegura que “para las mujeres que buscan quedar embarazadas, una rutina saludable y regular es de vital importancia”, por lo cual, avala la conclusión ofrecida desde Reino Unido en torno a que los cambios en los "genes reloj" del cuerpo podrían desequilibrar las funciones biológicas, incluso las que tienen que ver con la reproducción.

Por su parte, la  Dra. Kecia Gaither, directora de medicina materna y fetal del Hospital y Centro Médico de la Universidad de Brookdale (Nueva York), señaló que el estrés de un horario laboral cambiante "puede alterar el ciclo de producción normal de las hormonas femeninas, contribuyendo en última instancia a unos malos resultados reproductivos, irregularidades menstruales, bebés de peso bajo al nacer, infertilidad y parto prematuro".

Por otra parte, agregó la especialista que para prevenir cualquier problema reproductivo,  “las mujeres en esas circunstancias laborales deben pensar en prestar una mayor atención a algunas de las señales de advertencia, como las irregularidades menstruales”, consultar al médico sobre cualquier problema reproductivo, disminuir la ingesta de café y alcohol, además de "hallar el tiempo para descansar con unas siestas".

También puedes consultar:

Tener un mal trabajo perjudica más a la salud que estar desempleado

El estrés en el trabajo también depende de los genes

Comenta y se parte de nuestra comunidad