Por: Inés Larrea

Llegaron las vacaciones, temporada de viajes, esparcimiento, recreación y relax. Un período muy ansiado por los consentidos del hogar, principales protagonistas de esos meses de diversión.

Con varios meses de anticipación padres y familiares dan inicio a la planificación sobre qué sitio ir a visitar, divertirse y descansar. Siendo este un tema que requiere tiempo y dedicación, tiende a ser un poco alarmante para aquellas parejas que se han estrenado como papás, porque no saben a ciencia cierta, cómo será viajar con su primer hijo o hijos.

Se cree que organizar un viaje con niños supone un mayor esfuerzo y reto,  debido a que hay que tener en cuenta muchos factores para no correr riesgos innecesarios tanto en su seguridad como en su alimentación; pero disfrutar de esa aventura con los mimados de la casa puede ser una experiencia enriquecedora, divertida y estimulante en la que ellos pueden aprender y disfrutar.

Para que todo salga bien, tome en cuenta las siguientes recomendaciones:

Elija un destino adecuado: hay lugares que por su especial peligrosidad no aconsejan una visita con niños, es por ello que la prioridad al elegir un destino turístico o un viaje debe ser el niño.

Prepare un botiquín de viaje: siempre que salga de viaje con niños prepare lo siguiente: crema para el sol, pinzas, tijeras, termómetro, suero fisiológico, curitas, repelente de insectos, pomada para las picaduras de insectos y antiséptico. También incluya medicamentos tales como: analgésicos, antihistamínico oral, crema corticoide y crema antibiótica.

Cuide los oídos de sus hijos en el avión: los bebés y los niños pueden sentirse muy molestos si viajan en avión por la presión en los oídos, por eso se recomienda que en el aterrizaje y en el despegue realicen movimientos de succión.

Hidrátelos bien: todos los niños que emprenden un viaje deben hidratarse muy bien, tomando, preferentemente, agua o jugos naturales. Pero en especial es muy importante asegurar la hidratación del niño que viaja en avión, pues al volar el organismo tiende a deshidratarse.

A la playa, con precaución: los niños pueden bañarse en el mar sin ningún problema, siempre que estén bajo la supervisión paterna. No obstante, hay que procurar que están convenientemente protegidos del sol con crema, gorro y camiseta blanca.

Prevenir los mareos: para prevenirlo, además de no viajar con el estómago totalmente lleno y buscar distracciones para ellos, se puede recurrir a algún fármaco. Tiene que ser el pediatra el que prescriba el adecuado según las características del bebé.

Planificación en los viajes internacionales: si se va a viajar con bebés a un país extranjero, hay que planificarlo todo con más antelación. Al menos un mes y medio antes de la salida, habría que consultar con el pediatra por si hay alguna vacuna necesaria que hay que administrarle al niño antes de salir (las vacunas tardan unos 15-20 días en hacer efecto).

Cuidado con las aguas: Muchos turistas sufren la denominada diarrea del viajero, que puede afectar también al bebé. Si el niño sigue con la lactancia materna, continuar con ella es la mejor medida de protección frente a la diarrea del viajero.

También puede consultar:

El mareo del viajero se puede prevenir

Vacaciones escolares, ¿disfrute o problema?

En vacaciones cuídese de la diarrea

Comenta y se parte de nuestra comunidad