Por: Kenelma García
 
La hipnosis es un proceso donde, a través del control de la mente, se logra un estado de relajación profunda. En el caso del hipnonacimiento o hipnoparto, se refiere a una hipnosis ligera en la cual la mujer toma conciencia de su cuerpo para controlar pacíficamente la ansiedad y el miedo, procesos típicos en estas situaciones. Debido a que las mujeres embarazadas tienen una sensibilidad particularmente fuerte son las personas más receptivas al proceso hipnótico. 
 
En países como Inglaterra y Francia el hipnoparto es bastante frecuente y en ciertos hospitales está autorizado. Las comadronas hipnoterapeutas enseñan a las mujeres cómo vivir esta experiencia sin dolor.
En este proceso, las mujeres no entran en trance ni en un estado de sueño profundo, simplemente tienen el control de lo que está sucediendo. La relajación en la que se llega en esta hipnosis, hace que la mujer respire bien, lo que ayuda a la producción de las hormonas del nacimiento, y así mantener bajos los niveles de adrenalina en la sangre. 
 
La Dra. Jlenia Frasca, psicólogo y psicoterapeuta, registrada en la Sociedad Médica de Psicoterapia e Hipnosis italiana, indica que “el trabajo consta de 8 a 10 sesiones de una hora cada una”, donde se ayuda a la mujer a que se relaje para luego conducirla, con su imaginación, a cada una de las etapas referentes al parto, de tal manera que la futura madre esté preparada y no deje que la ansiedad la abrume. 
La especialista explica que  “este método no tiene ninguna contraindicación, además no solo reduce una gran gama de molestias, sino que también prevé la depresión posparto”. 
 
Otro de los beneficios del hipnonacimiento es que los niños son, por lo general, más tranquilos, y tienen ritmos más regulares de sueño. Además, la hipnosis permite al padre tener un papel activo en un momento tan importante e íntimo como el nacimiento de su hijo.
 
A pesar de que no se han encontrado efectos secundarios a esta práctica, no es recomendada en personas con problemas psicológicos o tendencia a la psicosis. 
 
Cada pareja es libre de decidir de qué manera traer al mundo a su hijo, lo importante es que ese día debe ser especial, y si puede ser indoloro, mucho mejor, y así convertir esta en una experiencia agradable y emocionante. 

Fuente: http://bienestar.doctissimo.es/

También puede consultar:
Comenta y se parte de nuestra comunidad