Por: Inés Larrea

Estudios recientemente realizados demuestran que entre el 50% y el 60 % de los padres reportan dificultades en la alimentación de sus hijos; lo cual a menudo conduce a un aumento de la tensión familiar durante las comidas.
 

La doctora Yumaira Chacón, gerente médica de Abbott Nutrition de Venezuela, explica que hay diferentes estilos de crianza que pueden influir en la conducta alimentaria de los niños, por lo que aconseja a los padres que aprendan más sobre su propio estilo y técnicas de alimentación.
 

“Básicamente se debe educar a los padres y cuidadores acerca de la importancia de la alimentación, así como también es fundamental acudir a la evaluación pediátrica para facilitar la identificación de una dificultad en la alimentación de sus hijos”, afirma la profesional.
 

¿Qué debe tomar en cuenta?

Destaca Yumaira Chacón que es muy importante que los padres no obliguen ni fuercen a sus hijos a comer; así como también evitar facilitarles postres, golosinas y bebidas gaseosas que lo único que logra es que el niño tenga un exceso en el consumo de calorías.
 

Otras recomendaciones que se deben seguir son:

Poner reglas en la mesa: establezca un horario regular para las comidas y cuando le sea posible coma en familia. Además, evite permitir a sus hijos objetos como juguetes, libros y la  televisión cuando se está comiendo.
 

Defina un tiempo para comer: las comidas no deben durar más de 20 o 30 minutos. Si el niño  no come, retire el plato.
 

Alimente y estimule el apetito de su hijo: Ofrézcale comidas regulares y las meriendas con tres o cuatro horas de diferencia. Sirva porciones pequeñas y dé más porciones si es solicitado por el niño.
 

No permita el chantaje a la hora de comer: no use los objetos y los alimentos como un chantaje, una recompensa o un consuelo pues los niños forman una estrecha relación entre las experiencias emocionales y los alimentos.
 

Varíe los alimentos: ofrezca constantemente alimentos nuevos y saludables, esto le permitirá aumentar la variedad y así sus hijos empezarán a familiarse con estos.
 

Finalmente, recomienda la doctora Yumaira Chacón no dar suplementos nutricionales a los niños. “El médico es la única persona que puede determinar y hacer un esquema adecuado, y si es necesario incluir suplementos nutricionales en la alimentación del niño. Recuerde que ellos están en un periodo de crecimiento y desarrollo y los nutrientes juegan un papel bien importante para su desarrollo físico e intelectual”, acotó.
 

Fuente: Dra. Yumaira Chacón, Gerente Médico de Abbott Nutrition de Venezuela

También puede consultar:

Un desayuno saludable aporta múltiples beneficios a los niños

Menús infantiles para el regreso a clases