El lumbago o lumbalgia es una de las principales causas de consulta médica y ausentismo laboral en el mundo. Según la Market Report Intelligence (IMS por sus siglas en inglés), 2,9 millones de adultos en Venezuela sufren de dolor lumbar, de los cuales solo 30% es diagnosticado.

Según la Sociedad Internacional para el Estudio de la Columna Lumbar, el lumbago se define como el síndrome doloroso localizado en la región lumbar con irradiación eventual a la región glútea, las caderas o la parte distal del abdomen. Esta dolencia aparece entre la última costilla y la espalda.

Se estima que alrededor de 70% a 80% de las personas presentarán lumbalgia en alguna etapa de su vida, por lo cual, para los expertos, es de vital importancia tanto la correcta evaluación como la dosificación responsable de los analgésicos.

Explica el presidente de la Asociación Venezolana para Estudios del Dolor y médico fisiatra, Luis Parada, en cuanto a la correcta evaluación, que el diagnóstico clínico es fundamental, porque “la principal causa de no tratar adecuadamente un dolor agudo es que se vuelve crónico, lo cual se considera en sí una enfermedad”.

Asimismo, debe considerarse que un dolor crónico suele incapacitar al paciente restándole calidad de vida. Incluso, tratándose de un dolor lumbar, podría perderse hasta la movilidad.

Tratamiento consciente

Por otra parte, y en términos de tratamiento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció  la denominada “escalera analgésica”, la cual describe el protocolo de tratamiento y control del dolor. El principio general es comenzar con fármacos del primer escalón, como el uso de medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos (AINEs).

“Los AINEs son unas moléculas que bloquean las enzimas que generan las prostaglandinas. Estas provocan un daño a nivel de los tejidos, es decir, causan inflamación, dolor, rubor, edema y cuando, es muy intenso, hasta incapacidad funcional como por ejemplo un esguince. El bloqueo de estas enzimas es por lo tanto importante como primer paso en el tratamiento del dolor”, según explica la doctora Aurora Ferrini, Asesor Médico de Takeda, S.R.L.

En caso de no funcionar estos medicamentos contra el dolor que se padece, el médico decidirá pasar al paciente al siguiente escalón, en el cual, deben evaluarse los beneficios y riesgos de la terapia indicada.

Fuente: NDP Takeda Venezuela, mariluz.gentile@takeda.com          

También puede consultar:

8 de cada 10 personas sufren de lumbalgia en algún momento de sus vidas

Atacan dolor crónico con neuromoduladores

Comenta y se parte de nuestra comunidad