Lic. Kenelma García
 
El doctor David Maldonado, especialista en cirugía de hombro, cadera y rodilla, habla de la frecuencia con la que recibe en su consulta a trotadores de todas las edades, refiriendo dolencias en la cara externa o lateral de la rodilla después de una carrera. 
Estos  pacientes, por lo general, creen que se rompieron el menisco, pero en la gran mayoría de los casos la dolencia es extra – articular, es decir, dentro de la rodilla todo está bien y lo que está padeciendo se conoce como “Rodilla del Trotador”.
Anatómicamente, en la cara lateral del muslo, existe una banda fibrosa conocida como banda o cintilla iliotibial, que se extiende desde el trocánter mayor (cadera) hasta la cabeza del peroné o fíbula (cara externa de la rodilla). Durante el trote se puede producir un roce entre esta banda y la cabeza del peroné, al hacerse crónico y repetitivo es cuando surge el dolor, en ocasiones puede ser limitante, incluso al punto de impedir el trote; esto es lo que se conoce como “Rodilla del Trotador”. 
 
Esta patología aparece fundamentalmente por dos razones, explica el especialista, una de las causas es la poca preparación previa a exigencias físicas, y la otra situación en la que se puede presentar es cuando corredores expertos se someten a programas de entrenamiento muy intensos. 
 
El examen físico es suficiente para confirmar el diagnóstico y lo principal es que el paciente mantenga un reposo entre 10 a 12 días junto a un tratamiento con antiflamatorios comunes. El doctor Maldonado acostumbra a indicar protocolos de fisioterapia y rehabilitación, y junto con medios físicos como ultrasonidos, TENS (Transcutaneous electrical nerve stimulation) y laserterapia busca devolver la normalidad de los tejidos inflamados en el menor período de tiempo posible. Un altísimo porcentaje de los pacientes que ha recibido este esquema vuelven a su vida  normal y al deporte.
 
Fuente: doctor David Maldonado. Cirugía de hombro, cadera y rodilla. Twitter: @traumatologoalD


Comenta y se parte de nuestra comunidad