Por: Inés Larrea

Caminar es una de las actividades deportivas más sencillas para realizar, no obstante para obtener buenos resultados debe hacerse correctamente y saber para qué y por qué lo hace.
 

Expertos de la salud recomiendan a sus pacientes a practicar este ejercicio diariamente y es que además de acondicionar el cuerpo ayuda considerablemente en lo que respecta a la salud cardiovascular y cardio-respiratoria.

La licenciada en fisioterapia Maira Prado, comenta que este ejercicio aeróbico, además de mejorar la capacidad cardiovascular, mejora la captación y utilización del oxigeno por los tejidos, así como también disminuye el tejido adiposo y por ende el de la grasa visceral y el de las arterias.
 

“El caminar 30 minutos la mayor cantidad de días a la semana, también permite la liberación de endorfinas, hormonas del bienestar, que producen una dosis en el incremento de la autoestima y hace que las personas se puedan centrar más en sus metas y en sus potencialidades y según el Colegio Americano de Medicina del Deporte, esta actividad reduce el riesgo de un infarto al miocardio, entre otras enfermedades crónicas no trasmisibles”, explica Maira Prado.
 

Tome en cuenta

Sí le gusta caminar, lo que debe saber es que hacerlo por sí solo no le producirá ganancias en la fuerza muscular. Debe entrenar la fuerza, la estabilidad y la flexibilidad, estas son la clave para evitar cualquier tipo de lesión.
 

“Es importante que sepa que caminar no fortalece ningún músculo debido que así como ella al igual que el correr son actividades aeróbicas que producen resultados positivos en lo que se relaciona con la mejora de la eficiencia de las actividades diarias, sin tener efecto alguno en lo que respecta al aumento de la fuerza muscular”, explica Prado.
 

Aquellos corredores o caminadores que no tienen una preparación que involucre el acondicionamiento de otras zonas de su cuerpo para crear resistencia y fortalecimiento, terminan perdiendo y alterando la fuerza y masa de todos los grupos musculares, dando como resultado las lesiones.
 

Por esta razón, la experta recomienda fortalecer los grupos musculares que involucren el tronco, los abdominales y los glúteos, así como también el vaso interno del cuádriceps y el tríceps sural.
 

Otras de las capacidades que se debe desarrollar es la estabilidad articular, esta se entrena con ejercicios sencillos utilizando balones terapéuticos, en caso de no tenerlos puede realizar en su casa el siguiente ejercicio: párese en un solo pie con los ojos abiertos por 20 segundos y después los cierra 20 segundos más y trate de quedarse parado sobre un solo pie sin irse hacia los lados, puede ser una buena pista para conocer qué grado de estabilidad tiene.

También tenga en cuenta que debe tener una buena flexibilidad, para ello puede buscar en internet rutinas para mejorarla. Recuerde que con ella va a poder tener toda la movilidad articular que se requiere para caminar. Igualmente esta le permite garantizar la máxima contracción muscular ya que estos se podrán contraer de una manera más potente.
 

Para aquellas personas que se están iniciando, recuerde que es muy común que experimenten dolor posterior al ejercicio, esa sensación es muy típica y puede durar entre 48 y 72 horas, si en ese lapso de tiempo no se le alivia acuda a su especialista.
 

Fuente: Lic en Fisioterapia Maira Prado, mairapradolandaeta@gmail.com, @MairaPradoL

Comenta y se parte de nuestra comunidad