Para todas aquellas personas que padecen de sinusitis, a continuación ofrecemos algunos trucos caseros que podrían ayudarles mientras acuden al especialista:

1. Vapor mentolado: En una olla con agua bien caliente (que le salga vapor) ponga unas gotas de aceite de eucalipto. Tapándose con una toalla para que no se vaya el vapor, acerque la cara a la olla y respire hondo sobre el vapor cuidando de no quemarse.

2. Cataplasma de rábanos y cebolla: Machaque 1 cebolla y 6 rábanos hasta tener una pasta compacta. Extiéndala sobre una gasa y aplique sobre los senos nasales por 30 minutos o una hora.

3. Contraste de temperatura: Llene un bol con agua caliente y otro con agua fría. Sumerja una mano en el agua caliente –teniendo cuidado de no quemarse- y la otra en agua fría, pero no simultáneamente. Es decir, cuando introduzca una, saque la otra.

4. Solución salina: Mezcle 1/3 de cucharadita de sal con una pizca de bicarbonato de sodio en una taza de agua tibia. Llene un gotero con la solución Con la cabeza hacia atrás, tápese una fosa nasal y échese la solución en la otra. Suénese la nariz suavemente y repita el mismo procedimiento con la otra.

5. Gotas de ajo: Machaque un diente de ajo y remójelo en cuatro cucharaditas de agua. Con un gotero, aplique 10 gotas en cada fosa nasal. Use dos veces al día.

6. Aplique presión: Coloque los dedos pulgares a cada lado de la nariz y aplique presión en el cartílago durante 30 segundos. Suelta y repita hasta sentir mejoría.

Recuerde que todos estos remedios son paliativos, por lo que la recomendación es acudir al especialista adecuado.

Fuentes: www.remediospopulares.com, www.20minutos.es

También puede consultar:
La congestión nasal puede causar agotamiento físico

Comenta y se parte de nuestra comunidad