Por: Kenelma García
Es común que los niños, por su energía habitual, estén en constante movimiento: jugando, corriendo, haciendo cualquier actividad física. Los padres, por lo general, están alertas para que su hijo no se caiga y se lastime, y un factor de constante preocupación es los dientes.
Sin embargo, no son solo los niños quienes están propensos a sufrir una fractura dental, los adultos, a pesar de tener menos actividad física, también están expuestos a este tipo de traumatismo, bien sea porque practican algún deporte o porque sufran de bruxismo (condición de apretar los dientes involuntariamente).
En los traumatismos dentales puede haber una fractura donde el diente todavía quede en boca, como también puede presentarse la avulsión (expulsión) del diente. En este último caso lo más recomendable, según el odontólogo Alven Arreaza, es tratar de recuperar el diente perdido y asistir con la pieza al odontólogo lo antes posible para intentar reimplantarlo. También es recomendable tomar un analgésico para controlar el dolor y la inflamación.
Si el golpe produjo la muerte de la pulpa del diente, es decir, la afectó de manera irreversible, es necesario proceder con tratamiento de conducto para que el diente pueda mantenerse en boca. Por esto es necesario examinar el diente antes de hacer la restauración, porque si se restaura y la pulpa está comprometida, hay que repetir el proceso para realizar el tratamiento de conducto.
Si el traumatismo se produjo por un accidente de tránsito, por ejemplo, el especialista recomienda hacer radiografías como la panorámica, para descartar fracturas del hueso.
Por otro lado hay fracturas que no son tan graves, son parciales, en estos casos el diente se puede restaurar con resina. Para un mejor acabado estético se puede colocar el fragmento del esmalte fracturado en la resina.
Es importante y necesario que los pacientes con este tipo de fracturas asistan al especialista. En el caso de avulsión, si no acuden al odontólogo, sería prácticamente imposible poder reimplantar el diente, porque este es un procedimiento inmediato, y en el caso de fractura, si esta afectó a la pulpa y no se trata en seguida, puede ocasionar infecciones, accesos, inflamación y dolor.
Arreaza recomienda que las personas que practican deporte, o alguna actividad física, cumplan con las prevenciones básicas para no ocasionarse lesiones. Y los pacientes con bruxismo deben seguir el tratamiento indicado por su odontólogo y así prevenir fracturas posteriores.
Fuente: Odontólogo Alven Arreaza. Teléfono: 0412.252.58.72. Twitter: @alvenjesus 

Comenta y se parte de nuestra comunidad