Por: Inés Larrea

La vacunación no es un asunto solo de niños también es también de adultos, por tal razón es importante que las personas conozcan cuáles son los virus correspondientes a esta época del año.

La época invernal en Venezuela usualmente se presenta en los meses de octubre, noviembre, diciembre y los tres primeros meses del año siguiente. Se menciona esto debido a que todo ese tiempo sirve de cobijo y proliferación de muchos virus tales como los resfriados, la varicela y la hepatitis A.

El médico pediatra y puericultor, Guillermo Stern, hace énfasis en explicar que en el caso de la varicela, si bien es cierto era una enfermedad viral de la infancia, benigna y que no tenía mayores consecuencias; actualmente ha mutado originando grandes complicaciones en los pacientes.

Esta patología puede producir baja en las defensas del organismo, provocando complicaciones respiratorias, hematológicas y lesiones por el rascado, inclusive puede inducir al paciente a la hospitalización y a una morbilidad importante. Por tal razón el doctor Stern señala la necesidad de vacunarse y de hacer prevención a partir del primer año de edad.

“Se ha estudiado que antes del año de edad los anticuerpos de la lactancia materna en madres que han padecido lechina durante su infancia pasan a través de la lactancia protegiendo al niño durante su primer año, después de haberlo cumplido, esos anticuerpos recaen y por ende ese momento se vuelve adecuado para colocar las vacunas, en este caso la de la lechina. Una vez aplicada se debe hacer un refuerzo entre los 4 y 6 años de edad y otro entre los 11 y 12 años, esto con el fin de crear un sistema de recuerdo para que el niño tenga los anticuerpos suficientes en caso de presencia del virus”, explica el experto.

La lechina se transmite por gotas de saliva, por flujo nasal y por lesiones, es decir por las ampollas, mientras el paciente tenga las ampollas está en fase de contagio, cuando estas se secan evidentemente muestran que la persona ya salió de la varicela.

El doctor Sterm también destaca que otro virus al que hay que tenerle cuidado sobre todo en época de lluvias, cuando hay entrecruzamiento de aguas negras con blancas y cuando la gente va a la playa, es el virus de la hepatitis A.

“Venezuela es un país con una tasa intermedia en enfermedad por hepatitis A, o sea que realmente hay esta enfermedad en nuestro país. Entonces como somos una nación de tasa intermedia, evidentemente hay que protegerse y comento que la vacuna contra la hepatitis A es una de las vacunas más eficientes en respuesta inmunológica, con dos vacunas las personas pueden tener un cobertura de casi 100%, siempre y cuando se esté vacunado con las dosis adecuadas, es decir, desde el primer año de edad y a los seis meses de la primera vacuna”, comenta Stern.

La hepatitis A es una enfermedad infecto contagiosa la cual se puede prevenir. Su medio de contaminación es fecal oral, es decir, por alimentos contaminados y aguas contaminadas

Prevención

El doctor Guillermo Stern, señala que las vacunas para prevenir  estos virus, están disponibles para cualquier edad. “Los adultos que no están vacunados contra la lechina y la hepatitis A, o no están claros,  deben vacunarse para evitar la aparición de estas enfermedades. Recuerde una vacuna de más no va a hacer daño, en cambio una vacuna de menos sí le puede hacer daño, y si hay duda de si fue vacunado o no, puede volver a hacerlo eso no produce ningún efecto adverso”.

Para vacunarse no hay casi ninguna contraindicación, en el caso de la vacuna de la varicela, es una vacuna virus vivo atenuado, por ende pacientes que estén recibiendo esteroides, que tengan inmunodeficiencia, pacientes que estén con un estado inmunológico suprimido, son pacientes que deben esperar para vacunarse.

En el caso de la hepatitis A, es una vacuna de virus inactivo, es decir no hay riesgo de producir la enfermedad por la vacuna, por ende puede colocarse en toda la población sin ningún tipo de riesgo, igualmente recuerde, para vacunarse es bueno saber quién lo va a vacunar y que lote de vacuna le van a aplicar.

Fuente: Dr. Guillermo Stern, médico pediatra y puericultor. Twitter e instragram: @drstern50, http://www.guillermostern.com/  

Comenta y se parte de nuestra comunidad