Por: Inés Larrea

La enfermedad renal no recibe tanta atención como el cáncer y otras condiciones médicas. Sin embargo, al encontrarse en etapa terminal, puede resultar en considerables gastos y en problemas de calidad de vida. Habitualmente se la trata mediante diálisis o con un trasplante de riñón.

Dada a la importancia de este tema en la salud pública, solicitamos al doctor Peter Fitzpatrick, nefrólogo y director médico de los Servicios de Diálisis de la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida, que nos aclare ciertas dudas acerca de la  enfermedad renal y las maneras de tratarla.
 

 -¿Cómo afecta la enfermedad renal al organismo?

– La enfermedad del riñón impacta al cuerpo de muchas maneras. Tener esta patología, especialmente si hay derrame de proteína en la orina (proteinuria), aumenta el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca coronaria. Además, tener una afección renal incrementa el riesgo de muerte y complicaciones cardiovasculares al someterse a la cirugía. También se puede presentar calcificación excesiva en las arterias, causando enfermedad arterial periférica y complicaciones de mala circulación.
 

La anemia es muy común entre las personas con dolencias renales, puede llevar a síntomas de fatiga y falta de aliento con el ejercicio y también puede causar insuficiencia cardíaca congestiva. Los pacientes que presentan este problema están expuestos a experimentar falta de apetito y náuseas, desnutrición y pérdida de masa muscular. Dado que los riñones tienen un papel importante en el metabolismo de la vitamina D y la regulación de los niveles de calcio y fósforo, los afectados por insuficiencia renal se encuentran en riesgo de desarrollar una enfermedad ósea que puede conducir a fracturas y dolor de huesos.
 

El funcionamiento endocrino también se ve perjudicado, pudiendo causar problemas con la fertilidad, la función sexual y la función tiroidea. A su vez, se pueden presentar problemas en el sistema nervioso, dando lugar a síntomas de entumecimiento en las extremidades (neuropatía) y confusión o letargo.
 

– ¿Existen otros factores de riesgo?

– Además de la hipertensión, el factor de riesgo más común para el desarrollo de la insuficiencia renal es la diabetes. A menudo, la diabetes y la hipertensión ocurren juntas, incrementando en gran medida el riesgo de desarrollar insuficiencia renal. Con la actual epidemia de obesidad que estamos viendo, la hipertensión y la diabetes son cada vez más comunes. Otros factores de riesgo incluyen el tener una patología autoinmune, como el lupus, el uso prolongado de los medicamentos denominados AINEs (antiinflamatorios no esteroidales), los antecedentes familiares de enfermedad renal y el bajo peso al nacer.
 

– ¿Cuál es la relación entre la presión arterial alta y la insuficiencia renal?

– La hipertensión arterial es una de las causas más comunes de insuficiencia renal. Una vez que la función renal se reduce, la presión arterial alta puede ser más difícil de controlar. Por lo tanto, controlar la presión arterial alta, antes de que resulte en pérdida de funcionamiento de los riñones, es un aspecto importante de la preservación de la función renal.
 

– ¿Podría describir los exámenes de sangre y orina que permiten detectar la enfermedad renal? ¿Quiénes deben hacerse estos exámenes  y con qué frecuencia?

– Hay exámenes estándar de laboratorio que se utilizan para detectarla. Estos incluyen un panel de química sanguínea, para evaluar el nivel de creatinina para la función renal.  Otras pruebas son un análisis de orina y de albúmina en la orina en relación con la creatinina, para buscar marcadores de daño renal, especialmente proteínas y células sanguíneas en la orina. También puede ser necesaria una ecografía de los riñones si se encuentran anomalías en las pruebas estándar de laboratorio. People in general good health should have a screening test every one to two years as part of a routine medical examination.

Las personas en buen estado de salud deben hacerse una prueba de detección cada uno o dos años, como parte de un examen médico de rutina. Quienes tienen riesgo de desarrollar enfermedad renal, tales como aquellos pacientes con diabetes o presión arterial alta, deben someterse a estos exámenes por lo menos anualmente.
 

Fuente: Clínica Mayo en Jacksonville, Florida, Teléfono: llamar al departamento de Servicios Internacionales al teléfono 904-953-7000 o enviar un email a intl.mcj@mayo.edu. Para más información en español, visite www.mayoclinic.org/espanol.

Comenta y se parte de nuestra comunidad