La vejiga hiperactiva idiopática es un trastorno funcional de la vejiga, donde el paciente, bien sea hombre o mujer, percibe aumento en la frecuencia para orinar. La uróloga Vanda López aclara que lo normal es que una persona vaya al baño de 6 a 8 veces en el día y máximo 2 veces en la noche; si esta frecuencia es mayor se puede estar en presencia de vejiga hiperactiva.
Otro síntoma característico es la sensación de urgencia, el paciente no puede aguantar y en algunos casos hay escapes de orina.
Por lo general esta condición es más frecuente en mujeres después de los 40 años de edad, aproximadamente; sin embargo, puede afectar a hombres, niños y niñas. Igualmente, los hombres después de los 60 años de edad, que sufren de crecimiento prostático comienzan a padecer en gran número de esta condición.
En Venezuela se realizó un trabajo en el año 2006 donde se observó que el 16% de la población en general padecía de esta condición, pero a medida que la edad aumenta, esta prevalencia puede llegar a 40% en las mujeres. En otros países donde hay mayor estudio al respecto, se considera a la vejiga hiperactiva ideopática como un problema de salud pública.
¿Cómo se comporta?
Es una condición adquirida y lo que se ha observado en las investigaciones, según la especialista, es un cambio en la conformación estructural de la vejiga, las fibras musculares cambian y la vejiga no tiene su distensidad normal, y a medida que se va llenando se genera un reflejo anormal hacia las vías nerviosas para que la vejiga se vacíe antes de tiempo.
No se previene, pero sí se trata
Existen fármacos que modulan el comportamiento de la vejiga, estos producen cierta relajación de la estimulación a la vejiga y permiten que esta se pueda llenar mejor. De igual manera el paciente puede ayudar a prevenir que aparezcan los episodios, como por ejemplo evitar alimentos y bebidas que son irritantes para la vejiga, como es el caso del café y el té en exceso, las bebidas con soda (refrescos), cítricos, los jugos artificiales (por poseer gran cantidad de ácidos), el cigarrillo y el alcohol en exceso.
La especialista recomienda que el paciente debe tener hábitos saludables para la vejiga, con esto se refiere a que debe evitar los alimentos mencionados anteriormente,  debe orinar cada 3 a 4 horas para evitar la sobredistensión vesical, y tomar entre seis a ocho vasos de agua durante el día para que la orina no sea ácida.
Vejiga hiperactiva neurogénica. 
Existe otro grupo de pacientes que también pueden sufrir de vejiga hiperactiva, aquellos que presentan problemas neurológicos de la columna, por ejemplo Parkinson, espina bífida, esclerosis múltiple o que hayan sufrido algún accidente traumático que haya afectado la columna, pero a esta condición se le conoce como vejiga hiperactiva neurogénica.
Fuente: Urólogo Vanda López. Especialista en patologías del piso pélvico. Teléfono: 0212.284.38.12. / 0212.285.10.15. Twitter: @unipelvis 
Comenta y se parte de nuestra comunidad