Por: Inés Larrea

¿Quién dijo que para mantenerse fuerte, en forma y saludable debe ser joven? Los abuelitos también pueden verse y sentirse bien, siempre y cuando se empleen las herramientas adecuadas y claves para evitar cualquier tipo de lesión.
 

Si bien es cierto el rendimiento físico varía a lo largo de los años, y a medida que pasan se observa un gran descenso, parte de esto se debe al proceso biológico natural de la vida, y a la reducción de la actividad física, bastante común en personas de edad avanzada.

El fisioterapeuta y entrenador personal, Glen González, explica que la actividad física se debe recomendar para aquellos abuelitos que no padezcan ninguna enfermedad crónica o aguda que se lo impida.
 

Igualmente señala que aquellos que se encuentren con buena capacidad aeróbica (cardiovascular) y anaeróbica (muscular), una actividad física continua y adecuada retrasarán los perjuicios que presenta el envejecimiento y podrán vivir por más tiempo con una mejor calidad de vida.
 

Beneficios que aporta el ejercicio físico al adulto mayor

EL experto comenta que entre las bondades del ejercicio se encuentran:
 

-Produce una sensación de bienestar general.
 

-Mejora la salud física y psicológica global.
 

-Ayuda a mantener un estilo de vida independiente.
 

-Reduce el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades (alteraciones cardiacas, hipertensión etc.).
 

-Permite controlar enfermedades como obesidad, diabetes, hipercolesterolemia.

– Así como también facilita la disminución de las consecuencias de ciertas discapacidades y puede favorecer el tratamiento de algunas patologías que cursan con dolor.

 

Lo que debe tomar en cuenta antes de ejercitarse

-Evite los desplazamientos bruscos y rápidos.
 

-No practique deportes de contacto violento.
 

-Elija cuidadosamente los terrenos donde ejercitar, en lo posible deben ser llanos y bien iluminados, amplios y sin demasiada aglomeración de gente.
 

-El calzado debe ser especial y acorde a sus pies, con suela antideslizante.
 

-Recuerde proteger las articulaciones de posibles impactos o choques, para evitar futuras complicaciones.
 

-Cuando se ejercite, no llegue al agotamiento porque esto aumenta el riesgo de lesiones, manténgase hidratado y realice las pausas correspondientes.
 

Fuente: Glen González, fisioterapéuta y entrenador personal – www.saluddiaria.com

Ejercicios para los abuelos

El ejercicio no debe descuidarse en la tercera edad

Comenta y se parte de nuestra comunidad