Por: Inés Larrea

La preocupación crónica y persistente por alguna enfermedad que no tiene origen físico identificable, se conoce como trastornos de somatización. Esta afección es común en las mujeres, y en personas que reaccionan de una forma extremadamente emocional.


Según explica el doctor Alonso Hernández, médico psiquiatra,  el trastorno de somatización es un diagnóstico psiquiátrico aplicado a pacientes que se quejan en forma crónica y persistente de varios síntomas físicos, los cuales no tienen un origen identificable.  “Se trata de la expresión de conflictos psicológicos en síntomas somáticos, en otras palabras, el cuerpo manifiesta los traumas o problemas emocionales que afectan a la persona”.


Asimismo, señala el especialista, que cada día se conoce más de cerca los mecanismos fisiopatológicos que intervienen en la producción del trastorno.  “Se sabe que no existe una enfermedad médica que explique los síntomas, que son de origen psicológico o emocional, y el individuo es un ente físico, psicológico y social que reacciona al medio que le rodea. Hay factores genéticos, psicológicos y ambientales que influyen en la aparición del trastorno”, añade el experto.


Síntomas

Las personas con esta afección se quejan de muchas enfermedades físicas que involucran muchas partes diferentes del cuerpo. Por lo que, el diagnóstico supone experimentar, durante un tiempo considerable,  una variedad de síntomas, como:


– Dolor en cualquier parte del cuerpo.

– Problemas gastrointestinales (vómitos o diarrea)  sin causa física.

– Síntomas sexuales, como falta de interés en el sexo, o disfunción eréctil.

– Síntomas psiconeurológicos como desmayos, ceguera, parálisis, sin  lesión orgánica.


Los pacientes que padecen de este trastorno son sometidos a multitud de exámenes, ya que ante la falta de evidencia de enfermedad de alguna especialidad, los refieren o deciden por sí solos consultar a otros médicos, quienes a su vez ordenan exploraciones que pueden ser innecesarias.


Tratamiento

Para tratar esta este trastorno, el doctor Alonso señala que debe haber una buena  relación médico paciente. Además, los medicamentos, ansiolíticos o antidepresivos, pueden ser de ayuda en alguna etapa, pero si no hay mejoría deben acudir a un médico psiquiatra para recibir psicoterapia analítica o cognitiva conductual. “Hay que superar los traumas psicológicos pasados, y reducir la cantidad de estrés en la vida de los pacientes. Es importante que la persona reconozca y exprese las emociones negativas que le afectan: es posible sacar la rabia sin agredir a otros, es válido llorar y superar un duelo. La represión de las emociones lleva a que se traduzca en síntomas somáticos”.


 

Fuente: Dr. Alonso Hernández,  médico psiquiatra,  consultante del Centro Médico de Caracas, y del Instituto de Neurología y Neurociencias Aplicadas, en San Bernardino, Caracas. Teléfono: 04143061449

Comenta y se parte de nuestra comunidad