Por: Kenelma García

Para la mayoría de las mujeres la llegada del período menstrual es un proceso doloroso y trágico; una de las posibles causas de que esto suceda es la presencia de fibromas o miomas uterinos.

Para conocer más acerca de estos son tumores benignos, conversamos con la ginecóloga y obstetra María Elena Avellaneda, quien explica que estos son mas frecuentes en mujeres en edad reproductiva, rara vez aparecen en la pubertad, crecen en el embarazo y generalmente involucionan en la menopausia.

Las causas no están del todo claras pero hay factores que pueden influenciar en la presencia de estos fibromas:

          La condición genética. Si hay antecedentes en la familia, probablemente sean heredados.

          Son más frecuentes en pacientes de raza afroamericana.

          Recibir tratamiento con estrógeno hace que la paciente sea más propensa a tener fibromatosis.

   Pacientes obesas también son propensas a tener miomas porque tienen más producción de estrógenos por la grasa que contiene su cuerpo.

La gran mayoría de las mujeres son asintomáticas solo entre 20 y 40% presentan síntomas:

         Uno de los síntomas más comunes es la hemorragia uterina anormal, es decir más de siete días de menstruación abundante, lo que puede desencadenar en anemia.

          Se pueden presentar sangrado intermenstrual.

   Dolor pélvico crónico, es de tipo compresivo. Puede presentarse el caso de una dismenorrea secundaria: dolor de vientre en pacientes que nunca lo han tenido.

        Cuando los úteros son muy grandes porque tienen muchos miomas se produce dispareunia que se refiere a dolor con la relación sexual.

Fuente: María Elena Avellaneda. Ginecóloga y obstetra. Teléfono: 0212.202.55.34. Twiter: @maleave73

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad