Por: Inés Larrea

Generalmente las personas a las que les ha sido amputada alguna extremidad,  a menudo experimentan lo que se llama síndrome del miembro fantasma, que no es más que la percepción de sensaciones de la parte del cuerpo que ya no está.

Este síndrome, que viene acompañado de experiencias dolorosas, también se manifiesta con la impresión de que la extremidad permanece unida al cuerpo y funcionando con normalidad, por lo que se pueden percibir desde sensaciones placenteras hasta picores.

80% de las personas sufren esta patología poco tiempo después del trauma o cirugía en la cual perdieron un miembro. En muchos pacientes, los síntomas disminuyen progresivamente; otros necesitan tratamiento e incluso, terapia.

En el síndrome del miembro fantasma también cuentan el daño de los nervios antes unidos a la extremidad perdida, las cicatrices quirúrgicas y la memoria física del dolor previo a la amputación.

Causas

La causa exacta se desconoce, no obstante se cree que las sensaciones se deben al intento del cerebro por reorganizar la información sensorial que sigue a la amputación.

Tratamiento

El tratamiento para las personas con esta dolorosa afección puede ser desafiante y puede incluir desde medicación, hasta la estimulación nerviosa eléctrica, así como también los ejercicios, masajes y técnicas de relajación, entre otras.

Fuente: Muyinteresante.es – med.nyu.edu

Comenta y se parte de nuestra comunidad