Por: Inés Larrea

Los anticoagulantes han sido utilizados por especialista desde hace más de 50 años, y hoy en día, estos ha evolucionado con el fin de simplificar la vida de los pacientes; ya que ayudan a evitar complicaciones post operatorias, previenen accidentes cerebrovasculares en personas con fibrilación auricular y forman parte del tratamiento de la trombosis venosa profunda.

Su uso preventivo, al igual que cualquier otra terapia genera inquietudes en los pacientes, ya que esto conlleva a cambios en su estilo de vida. Ahora bien, surgen ciertas interrogantes con respecto al tema como por ejemplo: ¿Cuáles son los mitos y realidades en torno a la anticoagulación? ¿Cuáles son las ventajas de las nuevas terapias orales versus las terapias tradicionales inyectadas?, para saber las respuesta, a continuación la explicación de los expertos.

1. ¿Un trombo es lo mismo que un coágulo?

CIERTO. El doctor Nohel Castro Blanchard, Jefe de la Unidad de Cuidados Coronarios del Hospital Dr. Domingo Luciani, aclara que un trombo es un término clínico para explicar la formación de un coágulo de sangre, dentro de un vaso que no necesariamente está sano.

2. ¿Todos los pacientes con trombosis pueden recibir anticoagulación?

 FALSO. Castro aclara: “cuando se trata trombosis dentro de las arterias, pueden usarse antiplaquetarios, mientras que si se habla del corazón, los pulmones, las venas, se habla de anticoagulantes. Esto no quiere decir que no puedan usarse los dos en algunos casos, como por ejemplo, en pacientes que tienen problemas coronarios agudos”.

3. ¿Con un anticoagulante la sangre se hace más líquida?

FALSO. Con un anticoagulante se evita o retrasa el proceso de coagulación, pero no es más líquida la sangre.

4. ¿El uso de anticoagulantes debe ser estrictamente controlado por un especialista?

CIERTO. El doctor Manuel Cabrera, director médico de Bayer HealthCare explica que “estos son medicamentos que tienen su riesgo y deben usarse bajo estricta prescripción facultativa. El paciente debe mantener informado a su médico, ante cualquier síntoma que note que pudiera colocarlo en situación de riesgo”.

5. ¿El tratamiento con anticoagulantes orales es muy complicado?

FALSO. Castro señala que “el tratamiento anticoagulante con antagonistas de la vitamina K como la Warfarina es muy complejo, pero los nuevos inhibidores directos de la trombina y del factor Xa pueden administrarse en dosis fijas y no precisan de monitorización sistemática o ajuste de dosis para asegurar su eficacia y su seguridad”.

7. A veces sangro por la nariz, o en las encías durante el cepillado,  ¿Debo acudir al médico?

CIERTO. Si la persona toma anticoagulantes y presenta cualquier tipo de sangrado, debe acudir a su especialista.

9. ¿Es necesario informar a un odontólogo acerca del uso de anticoagulantes?

CIERTO. El especialista odontológico debe saber si el paciente está tomando un anticoagulante, porque durante el procedimiento puede haber un sangrado bucal mayor al habitual.

10. ¿Deben las personas mayores tener alguna consideración especial al recibir terapias con anticoagulantes?

CIERTO. El adulto mayor entra dentro de las “poblaciones especiales”, porque adicional a una terapia de anticoagulación, puede estar tomando otros medicamentos, e incluso puede padecer alguna enfermedad asociada, como la disminución de la función de los riñones. Ya que parte de estos medicamentos se eliminan por esa vía, se debe estar atento al buen funcionamiento renal.

El doctor Castro Blanchard hace una recomendación final a los pacientes: Elevar su conocimiento acerca de los  tratamientos que recibe, ventajas, efectos adversos. Y sobre todo, acudir al especialista en cuanto detecte alguna irregularidad.

Fuente: NDP Grupo Open Mind – Bayer

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad