Por: Kenelma García

En la actualidad se ha escuchado, con frecuencia, la sustitución de la leche por la proteína de soya, y esta puede ser una gran alternativa en momentos de crisis, donde los alimentos básicos no se consiguen con facilidad.

Además, este alimento tiene innumerables beneficios y existen diversos estudios que lo avalan; sobre la base de 27 estudios la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó que en las etiquetas de los alimentos se utilizaran leyendas para indicar la asociación entre la proteína de soya y el riesgo reducido de cardiopatía coronaria.

Este beneficio se debe a que la proteína de soya es libre de grasa y contribuye a la dieta baja en grasas saturadas y colesterol.

Por su parte, el estudio “Diabetes Care” realizado en 2008, por Azadbakht Leila y Cool, concluyó que el consumo de aislado de proteína de soya afectaba positivamente en la disminución de riesgo cardiovascular y renal en pacientes con diabetes tipo 2 con nefropatía.

Dentro de las propiedades positivas de la proteína de soya destaca su sensación de saciedad, lo cual ayuda a personas que desean perder peso, y es ideal para deportistas porque les aporta los nutrientes necesarios para reponer las fibras musculares deterioradas con el ejercicio.

Sin embargo, no todos apoyan esta teoría, hay quienes dicen que la fibra contenida en esta semilla puede generar malestar estomacal, pero los defensores aseguran que en la producción del aislado de proteína de soya se extrae su fibra, los isoflavonoides y la grasa.

Proteína de soya vs leche

En primer lugar la proteína de soya no contiene lactosa, lo que la hace ideal para quienes son intolerantes a este compuesto. En cuanto al aporte de proteína, un vaso de leche tiene 8 gramos, mientras que un preparado de 16 gramos de aislado de proteína de soya en un vaso de agua aporta 13 gramos de proteína.

Hay teorías que aseguran que niños alimentados con proteína de soya en sustitución de leche tienen problemas con su crecimiento, sin embargo existen estudios que demuestran que no hay variación en el desarrollo de niños alimentados con leche o con proteína de soya.

Gerardo Celli, biólogo, tecnólogo de alimentos y fisiólogo del ejercicio confirma que la proteína de soya es de uso general y puede ser aprovechado por toda la familia, pero los principales consumidores son los atletas, fisicoculturistas, personas que deseen bajar de peso, niños, adolescentes y personas que requieran un suplemento alimenticio. En este punto es importante destacar que no se incluyen los bebés lactantes, ya que la lactancia materna es fundamental e insustituible.

Fuente: N.P. El secreto de la mejor dieta

Comenta y se parte de nuestra comunidad