Por: Kenelma García –  Inés Larrea

Menstruación dolorosa y abundante sangrado, son apenas dos de los síntomas que genera la presencia de miomas o fibromas uterinos. Estos son tumores no cancerígenos que se forman en el aparato reproductor femenino y por lo general afecta a una de cada 5 mujeres en edad reproductiva.

Ahora bien, ¿cómo se tratan?, según explica María Elena Avellaneda, ginecóloga y obstetra, después de que el experto haya diagnosticado la presencia de miomas debe tomar en cuenta la edad de esta, si presenta síntomas y si desea tener hijos. Si no hay sintomatología se mantiene en observación anual.

Por el contrario, “si la paciente presenta síntomas pero está en la edad de la menopausia no será necesario tratarlos porque en esta etapa los miomas se tornan más pequeños. Mientras que si es una paciente en edad reproductiva y desea tener hijos se le practicará una miomectomía (solo se extraen los miomas), el útero quedará intacto para poder concebir”, explica la galena.

En el caso de pacientes que no deseen tener más hijos el experto sugerirá una histerectomía, que consiste en extraer el útero. Igualmente hay tratamientos médicos que ayudan a que el fibroma disminuya de tamaño, y así lograr que la operación sea menos complicada, sin embargo esto no curará el mioma.

¿Qué riesgos pueden ocasionar los fibromas uterinos?

Según comenta la doctora Avellaneda los riesgos que pueden ocasionar los miomas son:

– Si las hemorragias son muy abundantes las pacientes pueden presentar anemia.

– Cuando son muchos el útero crece de tamaño, lo que puede ocasionar que se comprima la vejiga o haya estreñimiento.

– Los miomas pediculados, tienden a torcerse, esto genera dolor agudo y es motivo de emergencia.

– Existen miomas submocosos (ubicados en la capa más interna del útero) que se pueden desprender del lugar donde están e irse hasta el cuello del útero, esto produce sangrados abundantes que ponen en riesgo la vida de la paciente.

– Un riesgo muy poco frecuente es que los miomas pueden transformarse en tumores malignos. Pero esto sucede solo en el 0,02% de los casos.

– Hay miomas que obstruyen las trompas uterinas o que están justamente donde se va a implantar el embrión, estos pueden producir infertilidad.

– En el caso de pacientes embarazadas, como los miomas crecen con las hormonas, pueden causar partos prematuros, ruptura de membrana, bebés en presentación podálica (sentados), o bebés de bajo peso. 
    

Fuente: María Elena Avellaneda. Ginecóloga y obstetra. Teléfono: 0212.202.55.34. Twiter: @maleave73

También puede consultar:

Fibromas uterinos pueden causar anemia

Comenta y se parte de nuestra comunidad