Por: Inés Larrea – Kenelma García. Redacción A Tu Salud

Ciertamente el clítoris es la zona clave del placer femenino, es un punto que si es bien estimulado puede generar grandes cargas de goce sexual. Sin embargo no todo es color de rosa cuando de apariencia y sensibilidad se trata, pues algunas mujeres nacen con un exceso de piel en la zona que merma su sensibilidad.

También se puede observar un crecimiento excesivo del capuchón del clítoris cuando hay traumatismos por estimulación excesiva, ya sea por una masturbación oral o manual. La edad igualmente es una de las causas, no precisamente porque crece sino porque al haber flacidez de todos los tejidos en la zona, puede caer un poco más lo que es la piel que está por encima del clítoris y cubrirlo por completo, vale la pena destacar que este no es tan frecuente como el que se presenta desde el nacimiento.

Consecuencias

La mayoría de las veces no trae consecuencias, sin embargo en algunas ocasiones como el clítoris está menos expuesto puede haber una menor percepción  del roce del mismo durante la relación sexual y una disminución del orgasmo alcanzado por vía clitorídea.

Tratamiento

Como la ciencia es inquieta, los avances médicos siguen evolucionando, es por ello que para tratar esta condición actualmente se realiza un procedimiento quirúrgico asistido por láser, sin descartar el empleo de bisturí frío y el electrocauterio láser, entre otros.

La experta destacar que las técnicas láser definitivamente son mucho más beneficiosas, ya que los efectos secundarios, inflamación y cicatrización del área son mucho más rápidas.

Asimismo explica que cuando el capuchón no es muy redundante se puede emplear otras técnicas en las cuales  no se tiene que retirar por completo, sino que en algunas ocasiones con tan solo aplicar energía láser de forma muy baja sobre la piel que está en la parte superior, pues esta se retraer por lo que al mismo tiene retrae el capuchón del clítoris sin la necesidad hacer cortes o incisiones que pueden ser un poco molestos a la hora de la recuperación.

“definitivamente el láser es una herramienta que aporta algo bastante bueno en este tipo de cirugía, a pesar de son ser la única”

Para tomar en cuenta

Las personas que se someten a esta cirugía no pueden mantener relaciones sexuales durante el período de cicatrización.

Si la cirugía está bien hecha y no hay ninguna alteración en lo que respecta al proceso de cicatrización -el cual depende mucho del paciente-, no deben alterar para nada lo que es la percepción y el desenvolvimiento de la relación sexual.

Es importante acotar que sí se pueden presentar problemas cicatrizales, ya que hay pacientes que tienen predisposición a una mala cicatrización por lo que conlleva a incomodidad y dolor.

Recomendaciones

 “Es importante elegir hacerse esta cirugía cuando realmente la mujer lo requiere, es decir, cuando haya notado un cambio en la percepción de la sensibilidad del clítoris, ya que es una zona delicada”.

Fuente: Dra. Sofía Herrera. Ginecóloga, obstetra, especialista en histeroscopia y ginecología cosmética. Twitter: @tu_ginecologa. Teléfono: 021202613127. Email: dra_sofiaherreram@hotmail.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad