Por: Equipo de Redacción A Tu Salud

Una investigación arrojó que los corredores podrían vivir un promedio de 3 años más que las personas que no se dedican a esta actividad. Además de esto, el estudio reveló que parece que este beneficio puede cosecharse aunque lo haga a poca velocidad durante unos pocos minutos cada día.
 

"Las personas pueden no necesitar correr mucho para obtener beneficios para su salud", dijo el autor del estudio, Duck-chul Lee, profesor asistente de kinesiología en la Universidad Estatal de Iowa. "Espero que este estudio pueda motivar a más personas a que empiecen a correr y a que sigan corriendo como un objetivo de salud asequible".
 

Pese a las buenas noticias que arropan este tipo de ejercicio, no está claro a partir del estudio si correr causó directamente que la esperanza de vida fuera más larga. Los investigadores solamente fueron capaces de demostrar que hay un vínculo fuerte entre correr y vivir más tiempo.
 

Sin embargo, lo que los especialistas sí lograron observar fue que las personas que realizaron menos ejercicio también consiguieron unos beneficios significativos para la salud.
 

Por otra parte, el estudio también sugirió que las personas que regularmente corrían menos de una hora a la semana redujeron su riesgo de muerte tanto como las que corrían tres o más horas semanales.
 

Sobre el estudio

El estudio contó con más de 55.000 adultos de 18 a 100 años de edad, a los que se dio seguimiento durante un periodo de 15 años para determinar si hay una relación entre correr y la longevidad. Aproximadamente una cuarta parte de este grupo eran corredores.
 

Los investigadores descubrieron que las personas que no corrían tenían una esperanza de vida tres años más corta que la de los corredores. En este sentido, esta actividad se asoció con una reducción del 30% del riesgo de mortalidad por cualquier causa y una dismunición del 45% del riesgo de mortalidad por una enfermedad cardiaca o un accidente cardiovascular.
 

Para que este cuadro positivo se cumpliera, los corredores debieron ser constantes. Los que corrían de forma persistente (aquellos que estuvieron corriendo de forma regular durante un promedio de 6 años) obtuvieron el mayor beneficio.
 

La mejora del funcionamiento cardiaco y pulmonar pareciera ser la clave de los beneficios para la salud. Los corredores del estudio tenían una condición física que era un 30%  mejor que la de los que no lo hacían, y su mejor condición física aumentaba según la cantidad de tiempo que pasaban corriendo.
 

¿Cómo alcanzar una vida más saludable?

Los expertos recomendaron correr o hacer otra actividad aeróbica de gran intensidad durante un mínimo de 75 minutos a la semana, o 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada la mayoría de los días de la semana.
 

Correr un poco cada semana (menos de 51 minutos, menos de 9.6 km, o solo de una a dos veces) se asoció con unos beneficios para la salud sólidos en comparación con no correr, reportaron los investigadores.
 

Fuente: Artículo por HealthDay

Comenta y se parte de nuestra comunidad